​ODS 12: Consumo y Producción Sostenibles

|

Francisco Javier Gonzalez Puebla

La construcción de las metas y las acciones del ODS 12 debe ser integral de los planes de desarrollo de Chile, basándose en la colaboración del sector privado y los habilitadores de políticas, nos ayudará a dirigir el rumbo para volvernos verdaderamente resilientes.

En 2015, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) surgieron como una mejora notable con respecto a los mecanismos existentes para orientar y canalizar las acciones internacionales, nacionales, regionales y locales. Con el objetivo de equilibrar las aspiraciones humanas y el crecimiento equitativo, con los menores impactos ambientales y ecológicos posibles. los ODS describen claramente sobre desarrollo sostenible hasta la fecha. “ODS 12: Consumo y Producción Sostenibles” está justo en el centro de este equilibrio, lo que justifica una revisión radical de nuestra forma de vida actual. Si bien hemos logrado un progreso sustancial en la mejora de la eficiencia y el cambio a enfoques más limpios, a partir de ahora, el crecimiento todavía se basa en el aumento diario de la producción y en la influencia de las personas para que compren más bienes. Además, los desafíos inherentes de la extracción irreversible de recursos naturales, las pérdidas recurrentes de alimentos y post cosecha, el aumento de los flujos de procesamiento y desechos, una mayor congestión en las áreas urbanas, etc. Este panorama, por lo tanto, exige la necesidad de abordar activamente nuestro actual modelo económico y de crecimiento.

Al utilizar como ejemplo de la industria textil y de la confección mundial. Estimado entre US$ 900 mil millones y US$ 3 billones (dependiendo de las inclusiones de la cadena de valor), la industria emplea directamente a más de 40 millones de personas en todo el mundo (en su mayoría mujeres), lo que genera ganancias significativas y contribuye al crecimiento general en muchos países, más aún en el Sur de Asia. También es responsable del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, utiliza 5 billones de litros de agua para fines de procesamiento y se encuentra entre los cinco componentes principales que van a los vertederos y corrientes de desechos anualmente. Además, su dependencia de una mezcla de fibras cada vez más insostenible (fibras naturales como el algodón y la lana, materiales sintéticos como el nylon, el poliéster). El algodón ocupa hasta el 2,4% de las tierras cultivables a nivel mundial, el 24% de los insecticidas, 11% de pesticidas y 3% de la huella hídrica mundial para la producción de cultivos. Una sola polera de algodón puede usar hasta 2700 litros de agua durante su producción, mientras que los materiales sintéticos que usan menos agua terminan consumiendo de dos a cuatro veces más energía. La moda con sus ciclos de varias estaciones ha aumentado el consumo en un 60% (durante los últimos 15 años), pero redujo a la mitad la utilización en el mismo período, lo que señala importantes preocupaciones en lo referente a la sostenibilidad.

El ODS 12 exige una innovación audaz y radical en el modelo de negocio que no exija explícitamente un menor acceso de bienes y productos a las personas, sino que satisfaga las necesidades de los consumidores de una manera que no agote los límites ecológicos. Requiere medidas que maximicen el valor de la producción, que estiren los recursos al máximo, mantengan las cosas en juego por más tiempo y cierren el ciclo. Los ejemplos destacados cubren el uso de principios de economía circular, soluciones de principio a fin, eficiencia de recursos y materiales, economía compartida, producto como servicio, etc.

Una mirada más cercana a los modelos de economía circular ha permitido a la industria de la confección implementar modelos de reparación, reutilización, alquiler y suscripción que extienden la utilidad y la vida útil de la ropa y maximizan los retornos. Los mercados del mañana y los consumidores del siglo XXI están adoptando una economía circular. Los principios, también incluyen una conversación de flujo de energía y materiales más grandes, alimentación cruzada etc. Muchas otras vías, incluido el uso de residuos agrícolas, residuos de frutas y verduras, ofrecen soluciones adicionales para equilibrar la mezcla de fibras de la industria de la confección. Estos también traen una multitud de beneficios colaterales que incluyen mayores ingresos agrícolas.



Dr. Francisco Javier González Puebla

Director Carreras Administración

CFT-IP Santo Tomas – Viña del Mar