​Amenazas estratégicas globales

|

Hector Casanueva


Aunque la Organización de las Naciones Unidas (ONU) incluye agencias que están abordando muchos de los problemas que enfrenta la humanidad en la actualidad, no existe una oficina central e integrada para monitorear, prever y anticipar amenazas globales de carácter estratégico para la supervivencia de la humanidad. La pandemia COVID-19 podría haber sido atenuada en sus efectos, de haber contado el sistema internacional con un dispositivo de prevención y anticipación que informara oportunamente a las agencias y los gobiernos, como lo venían planteando por décadas los expertos en prospectiva y los centros de investigación de diferentes partes del mundo, entre ellos el Millennium Project, la Universidad de Hong Kong o la OMS.

Hay amenazas globales fácilmente identificables, además de las pandemias que ya estamos sufriendo, pero que no son evaluadas y estudiadas de manera centralizada y cooperativa, con visión prospectiva, como por ejemplo: la fabricación y el despliegue por un solo individuo de un arma de destrucción masiva (probablemente de biología sintética), la pérdida de control de formas futuras de inteligencia artificial, la escalada y proliferación nuclear, nuevas pandemias globales, calentamiento global catastrófico, colisión de asteroides, debilitamiento del escudo magnético de la tierra, explosión de rayos gamma solares, nanotecnología maliciosa (incluido el problema de la "sustancia pegajosa gris"), accidentes del acelerador de partículas (antimateria, agujero negro) y la expansión del crimen organizado, que ha crecido y se ha expandido en los últimos 20 años (como advierte desde 1997 el State of the Future Report del Millennium Project y también acaba de señalar Mark Shaw, Director de la Global Initiative against the Transnational Organized Crime, de Suiza).

Una Oficina de Amenazas Estratégicas Globales de la ONU, que centralice y coordine la información y los estudios prospectivos a escala global, podría servir a las principales agencias internacionales y organismos multilaterales, y de los estados en general. Podría ser un punto central para respaldar opciones de largo alcance y sinergias entre amenazas futuras.

La idea fue planteada durante la celebración del “Día Internacional del Futuro” el pasado 1 de marzo, en una jornada global on line de más de mil expertos de 65 países, promovida por universidades y las principales organizaciones y think tanks de estudios prospectivos, entre ellas el Millennium Project, la UNESCO, la Federación Mundial de Estudios del Futuro, la Red Iberoamericana de Prospectiva, la Foresight Europe Network, y por cierto el Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia.

Basado en esta propuesta, el Millennium Project considera que la próxima Asamblea General de la ONU en septiembre, sería el momento oportuno para aprobar una Resolución que de un mandato a la Secretaría General para estudiar y poner en marcha esa Oficina.

Se requiere para ello que los gobiernos se comprometan con la iniciativa, y en este sentido, puede ser uno de los temas a plantear por nuestro país junto a otros en la próxima Asamblea de la ONU si la Cancillería lo considera.


Héctor Casanueva

Vicepresidente del Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia, académico de las universidades de Alcalá (España), Miguel de Cervantes (Chile) y Nacional de Estudios Políticos y Administración de Rumanía. Ex embajador de Chile en Ginebra. Miembro del Comité de Planificación del Millennium Project Futures Studies & Research. Miembro de Foresight Europe Network.