Vacaciones: ​Tips y recomendaciones para verificar si el auto necesita una mantención

|

Autos 2


El verano es sinónimo de vacaciones y miles de familias buscarán el merecido descanso de un ajetreado año, por lo que viajarán a la playa, el lago o el campo. Si bien, cada marca de vehículos determina los tiempos para las mantenciones, es conveniente estar informado sobre cuándo poner atención en determinados elementos que necesitan ser chequeados y/o revisados. Jorge Ganora, Especialista de post venta y talleres de Auto Expertos, entrega estos vitales consejos:

1. Lo primero: Hacer una revisión antes del viaje del nivel de aceite, bujías y filtros de aire y gasolina. Estos componentes se deben revisar cada 5.000 kilómetros y generalmente deben cambiarse cada 10.000 o 15.000 kilómetros. Por seguridad, nunca deben pasar más allá de los 20.000 kilómetros, aunque parezca que estén en buenas condiciones.

2. Ver el líquido de frenos: Este líquido debe revisarse cada 5.000 kilómetros y conviene que tengas presente que su volumen jamás debe variar. En caso de que su nivel baje, es señal de una fuga, por lo que, por seguridad, no debes ocupar el auto, sino pedir la ayuda de un mecánico para que se acerque hasta la casa o donde haya quedado el auto, que revise el motivo de la fuga, lo repare y realice el cambio del líquido.

El líquido de la dirección, el refrigerante del motor y el agua de la batería, también deben ser revisados cada 5.000 kilómetros, y si el nivel baja constantemente, es señal de que existe alguna fuga que debe chequear con un mecánico. “Es muy importante que cuando se haga el cambio de estos líquidos, debes hacerlo en su totalidad y no en partes, porque aunque no baje el nivel, pueden haber absorbido algo de agua del ambiente, lo que disminuye su efectividad”, Señala Ganora.

3. Ojo con las Llantas: Las llantas deben revisarse cada 10.000 kilómetros, incluyendo el nivel de aire adecuado, su alineación y balanceo y su desgaste. Es recomendable rotarlas en cada revisión, pues el desgaste suele ser mayor en las que se ubican adelante que las que están en la parte trasera. El mismo cronograma se debería seguir con los componentes del sistema de frenos, teniendo en cuenta además que lo usual es que tengas que cambiar las pastillas, así como las bandas traseras, cada 30.000 km. Revisa permanentemente que la presión de las llantas esté de acuerdo a lo que indica el fabricante. Si se detecta averías o ruidos extraños, hay que ir al taller para que las revisen y las cambien en caso de ser necesario.

4. Pon atención al estado de los amortiguadores: Si al manejar por ciudad o carretera se siente inestabilidad al manejar o algún ruido extraño, es tiempo de cambiarlos, ya que éstos deben reemplazarse a 50 o 60 mil kilómetros.

“Si usted es parte de los miles de chilenos que compró un auto usado y quiere salir con él en estas vacaciones, lo más recomendable es que por seguridad, se le haga una mantención inicial completa. Posteriormente, puede seguir un cronograma por kilometraje, como el que detalla el fabricante del vehículo”, finaliza Jorge.