​FNE presentó requerimiento contra Navimag por monopolizar ruta marítima entre Puerto Montt y Chacabuco

|

FNE

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó un requerimiento ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) contra la empresa Navimag, por haber monopolizado la ruta marítima entre Puerto Montt y Chacabuco mediante la adquisición de la única nave de carga que le competía en dicho tramo, afectando la libre competencia en el referido mercado.

En la acusación, la Fiscalía pide al Tribunal que aplique a la empresa una multa de $ 641,7 millones a beneficio fiscal (1.000 Unidades Tributarias Anuales, UTA) y que le exija cumplir con una serie de medidas preventivas, correctivas y prohibitivas respecto de la adquisición de dicha embarcación para contrarrestar su posición monopólica.

Navimag es una empresa de transporte marítimo local que opera en la zona sur del país desde hace más de 30 años y que, hasta marzo del 2016, cuando la empresa GyT comenzó a ofrecer el servicio con la embarcación Coyhaique, era el único operador que servía la ruta entre Puerto Montt y Chacabuco, principalmente a través de su nave Evangelistas, con dos frecuencias semanales.

De acuerdo a la investigación de la FNE, que se inició a partir de una denuncia, el ingreso de GyT, que llegó a ofrecer también dos frecuencias semanales, benefició a los transportistas que utilizaron dicha ruta, mediante un aumento de la oferta disponible, una mejora de la calidad de servicio y una disminución de las tarifas.

En efecto, con la entrada de GyT al mercado se produjo una reducción de los precios en los servicios de transporte marítimo en comparación al periodo en el que Navimag fue el único operador de la ruta bidireccional Puerto Montt-Chacabuco. De acuerdo a la FNE, la reducción de precios atribuible únicamente a la entrada de GyT al mercado fue del orden del 9%.

Sin embargo, y en un acto que la FNE cataloga como anticompetitivo, a fines del 2018 Navimag adquirió la embarcación Coyhaique, único activo que era utilizado por GyT, quedando la ruta 100% bajo su dominio.

Desde la salida de GyT, Navimag ha operado con una sola nave y con sólo dos frecuencias semanales. La FNE también constató que elevó las tarifas al nivel previo al período de competencia con GyT y que redujo la oferta de servicios de transporte marítimo de carga rodada en la ruta.

En el requerimiento la FNE señala que la operación de compra de la nave no superaba los umbrales que hacen exigible su notificación (UF 290 mil de ventas individuales y UF 1,8 millón de ventas conjuntas), pero que sí cambió la estructura del mercado, pues se pasó de dos oferentes a uno en dicha ruta marítima.

“La FNE tiene atribuciones para investigar ilícitos anticompetitivos derivados de operaciones de concentración aún cuando los involucrados en éstas no superen los umbrales de ventas que los obliga a notificar. En este caso vimos con claridad cómo la monopolización de un mercado, mediante la adquisición del único competidor, se tradujo en un aumento de precios y en una reducción de la oferta, que perjudicó a los usuarios del servicio afectado”, señaló el Fiscal Nacional Económico, Ricardo Riesco.

Las medidas adicionales a la multa que fueron solicitadas al TDLC son:

Implementar tarifas competitivas, públicas, transparentes, generales, objetivas, motivadas, económicamente justificadas y no discriminatorias.

Implementar criterios objetivos de priorización de carga, para otorgar certeza sobre cupos disponibles para movilizar carga entre Puerto Montt y Chacabuco.

Prohibir la celebración de contratos que comprometan la capacidad de transporte en la ruta.

Aumentar la oferta en la ruta, mediante un aumento de frecuencias, una embarcación adicional u otra medida.

Designar y financiar un experto imparcial e independiente, que sea aprobado por la FNE para que emita un informe anual sobre cumplimiento de estas medidas o las que el TDLC determine.