Andrés González, gerente general Desert King Chile

Cop26 y lo que queda por hacer

|


Cartas al directorSr. Director, 


Lejos de las polémicas que dejó la COP26, lo importante es centrarse en sus conclusiones y lo que queda por hacer. Que resulta ser mucho.

En materia de océanos, se firmó la tercera declaración de Because The Ocean, organizada por la Cancillería chilena para proteger a los océanos. Se generó un acuerdo que insta a los países ricos a elevar la ayuda climática y a todas las naciones participantes a actualizar sus planes de acción antes de la COP27 a efectuarse en noviembre de 2022. Y, finalmente, Arauco anunció proyectos que permitirán disminuir 1 millón de toneladas de CO2 al año 2030.

Aquí me quiero detener, ya que este último se compromete, entre otras cosas, a la restauración de 25 mil hectáreas de bosque nativo. Un tema que considero debe tener aún mayor la atención por parte de las autoridades y ciudadanía en general, ya que recientemente un estudio publicado en la revista científica Regional Environmental Changes, evidenció una pérdida sostenida de un 19% de hectáreas de bosque nativo entre las regiones de Valparaíso y Los Lagos.

Y cito textual “El modelo forestal chileno ha demostrado ser exitoso en la expansión de las plantaciones de árboles exóticos, pero este modelo productivo muestra que hasta ahora no ha sido compatible con la conservación de los bosques nativos”.

¿Cómo lograr un equilibrio entonces entre lo sostenible, sustentable y el desarrollo económico en este tema? Desde Desert King Chile nuestro trabajo con el bosque nativo y en particular el Quillay avanza justamente en esa línea. De hecho, sin ir más lejos, desarrollamos a un modelo de plantación que permita preservar la especie, quitar la presión al bosque nativo y, al ser una especie endémica, atraer flora y fauna.

Esto demuestra que es posible hacer conversar a las demandas ambientales con lo económico. Acá nuestro aporte.


Andrés González, 

Gerente general Desert King Chile