Ventas presenciales del comercio minorista crecieron en regiones de Valparaíso, Biobío y La Araucanía durante septiembre

|

Viu00f1a del Mar

Las ventas presenciales del comercio minorista de las regiones de Valparaíso, Biobío y La Araucanía, según el índice que elabora mensualmente la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC), mostraron fuertes crecimientos en el mes de septiembre, pero cayeron frente a agosto.

“El resultado está influido, en parte, por las bajas bases de comparación junto a la mayor movilidad hacia el comercio físico al eliminarse restricciones sanitarias y la mayor liquidez de los hogares. Al comparar con igual mes de 2019 todas las regiones en estudio marcan también fuerte incrementos dando cuenta del buen momento que vive el sector”, consignó la entidad gremial.

En la Región de Valparaíso, las ventas reales del comercio minorista crecieron un 50,2% real anual en septiembre, acumulando en los nueve meses del año un incremento real de 47,3%.

En la Región del Biobío, las ventas del retail registraron un alza de 64% real anual en el mes de septiembre, acumulando al noveno mes de año un incremento de 35,7%.

Por último, en la Región de La Araucanía, la actividad comercial minorista evidenció un aumento de 40,7% real anual en el noveno mes del año, acumulando entre enero y septiembre un alza de 35,4%.

Bernardita Silva, gerente de Estudios de la CNC, comentó que “el alza del noveno mes del año, si bien es influida por una baja base de comparación, va más allá, ya que también las tres regiones en estudio marcan fuertes incrementos al comparar sus ventas con septiembre de 2019.” Según indica, “claramente la reapertura de las tiendas físicas ha provocado un alto flujo de consumidores que han querido salir tras meses de restricciones dando cuenta de la importancia que tiene el canal físico para el retail regional. En este contexto destacan las categorías de Vestuario y Calzado, las menos demandadas en meses de cuarentenas, pero que con la mayor movilidad comienzan a reactivarse con fuerza.

Por su parte, acota, “las ayudas fiscales y retiros también han contribuido significativamente en los resultados del sector, juntas representan cerca del 80% de lo que el retail vende en un año normal y dado los fuertes incrementos del sector respecto a un año sin pandemia, se estima que cerca de un tercio de este dinero se ha ido al comercio. Los datos del Banco Central en el tercer trimestre dan cuenta de los efectos de esta mayor liquidez y menores restricciones, con un aumento anual de 27,5% en el consumo de los hogares y un alza de 7,8% respecto al trimestre anterior.”

En esta línea, la ejecutiva prevé “una alta incertidumbre, junto al complejo escenario político. Claramente el escenario económico también será muy distinto una vez que se acabe la liquidez transitoria que se ha inyectado en los hogares y pasará a ser la capacidad de impulsar la inversión y recuperar empleos formales y de calidad la base para tener un crecimiento sostenible en el tiempo.”