​Cooperativas envían sus propuestas programáticas a los candidatos presidenciales

|

Asociaciu00f3n Nacional de Cooperativas de Chile

El modelo cooperativo ha adquirido protagonismo en el último tiempo en Chile, demostrando ser una alternativa económica resiliente y eficaz en tiempos de crisis. Prueba de ello, en el último año, marcado por la crisis sanitaria mundial del Covid-19, el número de cooperativas creció un 11,8% en comparación con el año anterior.

Dada la relevancia de este modelo para el desarrollo del país, la Asociación Nacional de Cooperativas de Chile elaboró un documento con las propuestas programáticas para las cooperativas dirigido a los candidatos presidenciales, con el objetivo de que sean consideradas en el programa del futuro gobierno.

En dicho documento, confeccionado de manera colaborativa por las siete federaciones que integran esta organización (AG Cooperativas del Sur, CAMPOCOOP, COOPERA, FECRECOOP, FENACOPEL, FESAN y el Foro Cooperativo), se plantean iniciativas y propuestas concretas para el desarrollo de la economía social y de las cooperativas.

Las cooperativas están presentes en todos los sectores de la economía: ahorro y crédito, eléctrico, saneamiento y de agua potable rural, vivienda, agrícola, etc. Es por esto que, además de propuestas transversales a todas ellas, en el documento entregado a los presidenciables también se incluyen anexos sectoriales específicos para cada rubro.

A la fecha, según las cifras entregadas por la División de Asociatividad y Cooperativas (anteriormente DAES) del Ministerio de Economía, en Chile existen 1.428 cooperativas vigentes y activas que reúnen a 2,1 millones de socios. Un 77% de ellas se localizan en regiones, cumpliendo un rol descentralizador y contribuyendo al desarrollo local.

A través de prácticas solidarias orientadas a la ayuda mutua y al impacto positivo en los territorios, las cooperativas son una herramienta de gran valor a la hora de promover un desarrollo equitativo, centradas en mejorar la calidad de vida de sus asociados. Por todo lo anterior, cobra relevancia que los poderes públicos impulsen políticas activas de fomento de la economía social y de las cooperativas basadas en alianzas público-privadas que prevalezcan en el tiempo.