​Aperturas y mayor liquidez siguen impulsando ventas del comercio minorista en regiones

|

Comercio 3


Las ventas presenciales del comercio minorista de las regiones de Valparaíso, Biobío y La Araucanía, según el índice que elabora mensualmente la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile (CNC), mostraron fuertes crecimientos en el mes de julio que, al igual que los meses anteriores, se deben a la baja base de comparación sumado al aumento de liquidez de los hogares que ha impulsado fuertemente el consumo.

En la Región de Valparaíso, las ventas reales del comercio minorista crecieron un 124,3% real anual en julio, acumulando en los siete primeros meses del año un incremento real de 46,4%.

En la Región del Biobío, las ventas del retail registraron un alza de 72,4% real anual en el mes de julio, acumulando en lo que va del año un incremento de 34,6%.

Por último, en la Región de La Araucanía, la actividad comercial minorista evidenció un aumento de 83,4% real anual en el séptimo mes del año, acumulando entre enero y julio un alza de 38,3%.

Bernardita Silva, gerente de Estudios de la CNC, comentó que “las tres regiones en estudio marcan un fuerte impulso en las ventas minoristas presenciales, crecimiento que se evidencia no solo al comparar con el 2020, donde influye la baja base de comparación, sino que también al comparar con 2019, dando cuenta de la mayor liquidez de los hogares y su efecto en el consumo. A esto se suma los avances del plan Paso a Paso y las menores restricciones, resultando en un fuerte aumento en la movilidad, ya que se acrecientan las ganas de salir tras el encierro y con esto de acudir al comercio presencial.”

Según indica, “este escenario más favorable se refleja también en la confianza de los consumidores (GFK Adimark), la cual viene acelerándose desde mayo donde destaca el aumento en lo que se refiere a la “situación personal actual” de las personas.”

Con todo, consigna que “los desafíos no son menores, las variables que están impulsando fuertemente el consumo son más bien transitorias, el IFE no estará para siempre y aún hay más de 900 mil empleos por recuperar. Respecto a las regiones en estudio, al comparar con el período prepandemia se evidencia el gran desafío en el mercado laboral, Valparaíso está con 93 mil ocupados menos, Biobío con 66 mil y Araucanía con 102 mil. Entonces para tener un crecimiento sostenible en el tiempo se deben enfocar los esfuerzos en recuperar la inversión, más allá de la inversión en maquinarias y equipos que es la que hoy crece y la recuperación del empleo, pero empleos formales y de calidad.”

A1