​GPM recomienda mantener la tasa de interés este mes

|

A1

Según el último reporte global del Fondo Monetario Internacional, luego de una caída de un 3,3 por ciento el 2020, la economía global alcanzaría un crecimiento de 6,0 por ciento durante el transcurso de este año.“A pesar de que se evidencia un rápido ritmo de recuperación se prevé que las brechas de capacidad de la economía no se cerrarán antes del año 2023.

Es en este contexto, que el Grupo de Política Monetaria (GPM) realizó una conferencia de prensa donde entregaron su recomendación con respecto a la economía nacional, en donde presentaron un panorama más esperanzador para el país, puesto que según señalan, la economía chilena se ha visto favorecida por fuertes estímulos de demanda, situación que le permitirá este año recuperar lo perdido durante el 2020.

En la conferencia llevada a cabo por cinco expertos en materias macroeconómicas, Carlos Budnevich, Tomás Izquierdo, Juan Pablo Medina y nuestros académicos Eugenia Andreasen y Guillermo Le Fort; se recomendó mantener la Tasa de Política Monetaria en su nivel actual de 0,5%, considerando el bajo dinamismo de la inversión y una brusca desaceleración en el consumo, lo cual a su vez explica la desaceleración en la demanda interna del próximo año.

Es por esto, que a pesar de la recuperación en marcha, el panel enfatizó en que se observan presiones de corto plazo sobre los precios, los cuales se revertirán a lo largo de los próximos trimestres, señalando que ocurrirá cuando se normalicen las condiciones de oferta y se diluya la fuerte expansión transitoria del consumo.

“Yo creo que el mercado se ha generado expectativas un poco anticipadas, adelantadas respecto a la necesidad de que el Banco Central comience un proceso de normalización en la tasa de interés, y eso derivado de que estamos hoy observando un fenómeno transitorio de un fuerte crecimiento del consumo asociado a las transferencias que han recibido los hogares, lo que se ha encontrado con una oferta que todavía es restrictiva” señala Tomás Izquierdo.

Esta situación, a su parecer, “configura una situación de aumento en la tasa de inflación, lo que probablemente va a subir más en los próximos meses. Todo ello ha llevado al mercado que muchas veces quizás sobre pondera la situación que está sucediendo hoy en día, a pesar de que estamos pronto en un proceso de inicio en el alza o normalización en la tasa de política monetaria”.

Si bien en el horizonte meta del Banco Central, se prevé que las condiciones de oferta de bienes y servicios a nivel mundial tenderán a normalizarse, lo que permitiría una corrección a la baja en sus niveles de precios, aún la recuperación de la economía cuenta con un grado de inquietud.

“Me gustaría resaltar este tema de la incertidumbre y la volatilidad. Estamos día a día aprendiendo sobre cómo está siguiendo este proceso, entonces en ese contexto apurarse en tomar una instancia de una política más restrictiva puede ser mucho más costoso que tratar de darle un poco más de tiempo a este proceso de estabilizarse y estar más consolidado, antes de pensar en hacer algún tipo de reversión” enfatiza Eugenia Andreasen.

En la misma línea, Juan Pablo Medina señaló que “2020 y 2021 son años especiales pues tenemos tasas de crecimiento del PIB muy grandes, entonces puede ser que la tasa de crecimiento que se empiece a ver, que se va a materializar el 2020 puede generar un poco de ansiedad de que hay que empezar a subir la tasa de interés prontamente, y eso puede ser un error, pues lo importante es mirar la holgura tanto de la capacidad productiva como del mercado laboral, y esta última está por verse en la medida que la inversión no recupere fuerza, y ha sido algo mucho más rezagado de lo que ha sido la actividad económica”.

Acorde con todo lo expuesto, aunque la inflación interna registra un alza a lo largo de los últimos meses, e incluso probablemente subirá algo más, como consecuencia de factores transitorios, tenderá a moderar su trayectoria a lo largo del próximo año. Ello se refleja en las expectativas del mercado, que sitúan la inflación en 3,0 por ciento centro del rango meta, en el horizonte de 24 meses utilizado por la autoridad monetaria.