​B. Central: tasas para créditos comerciales y de consumo bajaron en marzo

|

Banco Central 6En marzo, las tasas de interés de los créditos comerciales y de consumo disminuyeron a 4,9% y 18,3% (febrero: 5,8% y 20,0%), respectivamente, mientras que la tasa de los préstamos de comercio exterior aumentó a 1,9% (febrero: 1,7%). Por su parte, la tasa para los créditos de vivienda se mantuvo en 2,3%. Lo anterior en un contexto de mayores flujos en todos los tipos de créditos.

Así lo informó este miércoles el Banco Central, organismo que explicó que “la disminución de la tasa de interés de los préstamos comerciales se explicó por los créditos en cuotas, mientras en consumo la baja se debió a menores tasas de los préstamos en cuotas y tarjeta de crédito cuotas. Por su parte, el alza de la tasa de comercio exterior respondió a incrementos de las tasas de los créditos para exportación. Las tasas de captación en pesos se mantuvieron en niveles similares a los del mes previo, situándose en 0,4%; 0,4% y 0,6% para los plazos de 30 a 89 días, 90 días a un año y uno a tres años, respectivamente. Destacó el aumento de los flujos de depósitos inferiores a un año.”

En tanto, el crecimiento anual del stock total de colocaciones en marzo fue de 0,3% (febrero: 2,3%), presentando movimientos compensados entre sus componentes. En efecto, los préstamos comerciales registraron un incremento anual de 2,6% (febrero: 6,1%), mientras que los créditos de vivienda anotaron un crecimiento de 8,4% en doce meses (febrero: 8,0%). Por su parte, los préstamos de consumo y de comercio exterior presentaron caídas de 14,3 y 32,9% (febrero: -15,5% y -27,3%), respectivamente.

A su vez, el M1 registró un crecimiento anual de 56,0% en marzo (febrero: 61,5%), explicado por un menor dinamismo de todos sus componentes. Por su parte, la variación de M2 fue de 5,3% (febrero: 5,1%), donde la menor incidencia de M1 fue compensada por los bonos bancarios en manos de privados. A su vez, M3 tuvo un crecimiento de 3,6% (febrero: 3,7%), explicado por un menor dinamismo de los depósitos en moneda extranjera, lo que fue parcialmente compensado por la mayor incidencia de M2.