Julius Baer: Clima social y político de Chile debe mantenerse estable para una mayor confianza de los inversionistas

|

SantiagoChile está dando muestras ya de una pequeña y leve recuperación económica, pero una recuperación económica que podría comenzar a cobrar fuerza en los siguientes meses. Así lo señala Julius Baer en su informe “Panorama del Mercado para el cuarto trimestre” en el que analiza las perspectivas económicas a nivel mundial.

Para el banco suizo, es vital para esta recuperación, una mayor confianza del consumidor y de los inversionistas, por lo que la estabilidad política y social será clave en medio de un proceso constitucional. Así lo señala Esteban Polidura, Director de Asesoría para las Américas de Julius Baer.

“Aquí sería clave para el gobierno mantener durante el proceso del referéndum un ambiente tanto político como social lo más estable posible para que esta confianza no se vea mermada”, sostuvo.

Asimismo, el programa de estímulos que ha promovido el gobierno ha sido importantes, señala Polidura, siendo uno de los pocos países en América Latina que han logrado concretar estas medidas, incluso por encima del 10% del PIB. “A medida que estos estímulos se ejecuten de una forma rápida y eficiente podríamos ver una situación más favorable para la economía”, subraya Polidura.

La recuperación de china también será un factor importante para la economía chilena. “Lo que estamos viendo son noticias alentadoras. China tiene un repunte económico por arriba de lo que estamos viendo en otras regiones del mundo, sobre todo en Estados Unidos y en Europa”, sostiene Polidura.

En resumen, Julius Baer proyecta cifras positivas para Chile en 2021 en cuanto a crecimiento económico. “A pesar del corto plazo, todavía debe ser difícil y la mejora que comenzamos a ver tiene que apuntalarse, para 2021 la situación podría ser diferente, incluso con un crecimiento económico del 5%”, enfatiza Esteban Polidura.



Recuperación económica mundial será compleja


Lo más complejo de la contracción económica provocada por la pandemia ya terminó. Así lo señala el reporte, el cual estima que la recuperación en V llevará a que el PIB mundial acorte su contracción en 2020, llegando a -3% y en 2021 crecerá positivamente a un 6,5%

De acuerdo al reporte, el comienzo de la recuperación ha sido “sorprendentemente” fuerte. Sin embargo, Julius Baer apunta a que la principal dificultad para un avance más rápido es el sector servicios.

“Debido a las muchas medidas de contención que aún existen, es probable que la actividad de los servicios permanezca moderada ahora hasta que la pandemia desaparezca, o un mejor tratamiento o una vacuna permitan que las medidas de contención se retiren por completo”.

En ese contexto, Julius Baer asegura que el estímulo fiscal “juega un papel decisivo que probablemente será el factor más importante que impulse las divergencias en la segunda parte, más difícil”, de la recuperación económica. Por eso, el estímulo fiscal y monetario mundial mantiene encaminada la recuperación económica, recalca el reporte.

Por tanto, para el banco suizo, el camino hacia la recuperación total, es decir a los niveles anteriores a la pandemia “será accidentado y esperamos una divergencia considerable entre sectores y regiones, que se verá agravada por el limitado margen de política fiscal y monetaria”.

No obstante, los posibles rebrotes y retrocesos en las medidas restrictivas en distintos países, “no deberían poner en peligro la mejora del contexto económico cíclico general”, recalca.


Dólar está perdiendo su atractivo


Los factores que hicieron fuerte al dólar estadounidense han desaparecido señala el informe, apuntando en especial a los cambios que la Reserva Federal ha hecho en cuanto a su política monetaria y la inflación.

“La ventaja de la tasa de interés se ha ido desde que la Fed redujo su tasa a cero en marzo en respuesta a la amenaza del mercado económico y financiero que representa el coronavirus”. Además, indica, la Fed ha adaptado su función de reacción, diciendo que no reaccionará mecánicamente a una inflación más alta subiendo las tasas.

Por otro lado, la superioridad económica frente en comparación con Europa también se ha afectado con la pandemia.

“El hecho de no implementar más apoyo fiscal no solo elimina la superioridad de crecimiento de Estados Unidos, sino que también contribuye a una combinación de políticas menos favorable. La presión para respaldar la economía con una política monetaria más flexible está aumentando, lo que se está convirtiendo en un obstáculo para el dólar”, enfatiza el estudio.

En ese contexto, se espera que la debilidad del dólar sea gradual, ya que la superioridad de las ganancias de los activos estadounidenses continúa generando entradas.

“Tácticamente, el USD sigue siendo una moneda de refugio seguro y debería beneficiarse de los picos en la aversión al riesgo incluso cuando están relacionados con la política estadounidense”, subraya el reporte.

Por otro lado, esta debilidad del dólar deja bien posicionadas a las monedas europeas, a excepción de la libra esterlina.


Elecciones en Estados Unidos


Sólo tres semanas restan para las elecciones de Estados Unidos y el escenario es incierto, ya que las distancias entre el presidente Donald Trump y Joe Biden se han acortado. De acuerdo a Julius Baer, una eventual victoria del candidato demócrata tendrá un impacto leve en el mercado accionario de Estados Unidos.

“Solo tendría un impacto limitado en los mercados de valores y ningún impacto en nuestro objetivo de 12 meses para el S&P 500 y nuestro pronóstico de ganancias para 2021”, enfatiza el banco privado.

Además, los escenarios electorales no se limitan a la presidencia; el resultado de las elecciones al Congreso es casi igualmente importante para evaluar el impacto potencial de las políticas.