​Camioneros iniciaron paralización nacional indefinida este jueves

|

A1La Confederación Nacional del Transporte de Carga Terrestre de Chile (CNTC) comenzó este jueves la huelga con la que busca presionar a las autoridades para acelerar la legislación que decante en nuevas normas que garanticen la seguridad ante numerosos casos de violencia contra el sector en la zona sur del país.

La colectividad había anunciado la paralización el fin de semana, luego que se reportaran nuevos ataques contra transportistas en La Araucanía, uno de los cuales terminó con una menor de 9 años baleada. En particular, el gremio demanda tramitar con urgencia 13 proyectos de ley en materia de seguridad que desde hace años fueron presentados en el Congreso.

“Durante años hemos rechazado parar, a pesar de que han usado todas las violencias para lograrlo”, declaró en días pasados, Sergio Pérez, presidente de CNTC.

Además, indicó que “solo pedimos que se nos dé la protección que todo chileno puede exigir. Derecho a trabajar, a la vida, y a circular por los caminos de Chile libremente”, comentó. “Hacemos un pedido especial al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo a que apruebe las leyes para este estado indefenso en el que estamos, porque la delincuencia en todas sus formas nos tiene de rodillas a todos los chilenos”, finalizó en la oportunidad. 

Esta mañana, en tanto, señaló a Bienvenidos, de Canal 13, que  "esta es una manifestación ciudadana nacional, por la paz, el amor y para que se termine la delincuencia en la nación. Esto no es una movilización solo de camioneros, nosotros estamos defendiendo la vida (...) No puede seguir el país en el estado de indefensión absoluto que tenemos. Estamos de rodillas ante la delincuencia".  Así, consignó que "esta movilización se va a mantener en carácter de indefinido".

Por su parte, a través de una declaración pública, el presidente de la Conferación Nacional de Dueño de Camiones, Juan Araya, manifestó que en conformidad al acuerdo unánime adoptado por el Directorio Nacional de la entidad, esta “no participa ni ha convocado a paro o movilización de protesta alguna.”

Con todo, reiteró “su rechazo a la violencia en todas sus expresiones y persiste en su llamado urgente al Gobierno y las autoridades a poner orden en el Sur, impedir nuevos atentados incendiarios a camiones, agresiones a conductores, y apresar a los culpables de estos delitos”, y “solidarizó con los camioneros y choferes víctimas, y con sus familias, pues muchos de ellos pertenecen al gremio y tienen derecho a trabajar en paz.