Trump quiere un plan de US$ 1 billón mientras EE.UU. supera las 100 muertes por el virus

|

TRUMP ok


Con casos de enfermedades respiratorias en los 50 estados y el número total de infecciones registradas en EEUU superando las 6.400, millones de estadounidenses se aislaron en sus casas en lugar de ir al trabajo o a la escuela.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que estaba sopesando la posibilidad de ordenar a los 8,5 millones de residentes de la ciudad que se “queden en casa”, mientras autoridades estatales y municipales intensificaron las políticas de “distanciamiento social” cerrando escuelas, restaurantes y teatros para frenar la propagación del virus.

Cerca de 6,7 millones de personas en el área de la bahía de San Francisco ya han recibido la orden de quedarse en casa hasta el 7 de abril. Se cerraron restaurantes, bares, gimnasios y otros negocios “no esenciales”.

Kentucky e Illinois registraron sus primeras muertes por coronavirus, lo que elevó el número de víctimas a nivel nacional a por lo menos 108.

El vicepresidente Mike Pence dijo que la Casa Blanca puede ordenar al ejército de EEUU que establezca hospitales de campaña en zonas afectadas por el virus si lo solicitan los gobernadores de los estados, o que reclute al Cuerpo de Ingenieros del Ejército para añadir capacidad a los hospitales existentes.

La mayor parte de los casos confirmados de esta enfermedad respiratoria altamente contagiosa se registró en Nueva York, el estado de Washington y California.

Aproximadamente la mitad de los estadounidenses quiere que el Gobierno de EEUU actúe más agresivamente para frenar la transmisión del coronavirus, como prohibir grandes aglomeraciones públicas y cancelar todos los vuelos al extranjero, según una encuesta de Reuters/Ipsos publicada el martes.

El presidente Donald Trump dijo que se estaban haciendo progresos contra el coronavirus y predijo que la economía de los Estados Unidos “volvería a rugir”.

El tono del presidente republicano sobre la pandemia ha dado un giro radical en los últimos días. Después de restar importancia a la amenaza y centrarse en el mercado de valores, su Administración ha comenzado a presionar para que se tomen medidas urgentes para frenar el impacto económico y humano de la enfermedad. El martes, la Casa Blanca instó a los estadounidenses a evitar los grupos de más de 10 personas.

Su Administración aspira a que se aplique un paquete de estímulo de más de 1 billón de dólares, incluyendo 50.000 millones para las aerolíneas más afectadas que se enfrentan a la bancarrota.

“Vamos a lo grande”, dijo Trump.


VOTAD A FAVOR


La Administración Trump también está considerando un plan para enviar cheques a los estadounidenses de 1.000 dólares para ayudarles a capear la crisis, aunque los detalles de la propuesta no están claros.

Las personas de rentas altas podrían no recibir los pagos, que podrían ser enviados en las próximas dos semanas, dijo el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo que su cámara aprobaría esta semana un proyecto de ley de gastos de emergencia multimillonario aprobado por la Cámara de Representantes el sábado, a pesar de las preocupaciones de algunos republicanos.

McConnell dijo que les dijo que “se aguanten y voten a favor de todas formas”.

Mnuchin advirtió a los senadores republicanos en privado que el desempleo en EEUU podría llegar al 20% si el Congreso no actuaba.

McConnell dijo que el Senado no dejará la ciudad hasta que apruebe un paquete de seguimiento.

El proyecto de la Cámara de Representantes proporcionaría pruebas de coronavirus gratuitas, establecería bajas por enfermedad pagadas para la mayoría de los trabajadores y ampliaría las ayudas por desempleo.


COMERCIO EXTERIOR Y VIAJES


Las acciones de EEUU subieron el martes, un día después de su mayor caída desde la caída de 1987, cuando la Reserva Federal tomó más medidas para aumentar la liquidez. El índice de referencia S&P 500 subió un 6%. Mnuchin dijo que el Gobierno puede acortar las horas de negociación si es necesario.

Trump dijo que las restricciones de viaje dentro de Estados Unidos se mantenían sobre la mesa.

“Puedes hacer un cierre nacional. Con suerte, no vamos a necesitar eso”, dijo Trump. “Es un paso muy grande”.

Trump también pidió a los estadounidenses que evitaran viajar y les instó a “comprar menos” cuando fueran a las tiendas después de las noticias de compradores en pánico que vaciaban los estantes de las tiendas de comestibles. (REUTERS)