Marcelo Flores, gerente general de Gedeon Richter en Chile

Visitadores médicos

|


Cartas al director OKSr. Director


Mientras continúa el debate por el acceso a medicamentos, y se sigue discutiendo la Ley de Fármacos II, me parece relevante no dejar de lado la labor de los visitadores médicos, quienes no han recibido un buen trato en el último tiempo, y han sido caricaturizados por los medios, juzgándolos sin fundamentos válidos y exponiéndolos de manera indirecta e injusta a una calificación inapropiada.

Desde siempre, las Sociedades Científicas y Médicas han valorado el rol de la visita médica como una fuente de información válida y seria; a través de ella, las y los médicos no solo se dan por enterados sobre los avances en investigación y desarrollo de nuevas moléculas, además de tomar decisiones acerca de la mejor forma de abordar patologías complejas agudas o crónicas, de acuerdo con cada caso y paciente que se les presenta.

La visita médica, además, contribuye al desarrollo e incremento del conocimiento del cuerpo médico sobre el mundo farmacéutico. Hasta hoy las carreras de Medicina no incluyen como prioridad el ramo de Farmacología; baste para ello, mirar la malla de las dos escuelas más reconocidas que imparten la carrera, mientras en la Universidad de Chile se realizan dos semestres de Farmacología en la Universidad Católica hay solo uno.

Por lo demás, es importante recordar que el acceso a los fármacos depende de una cadena en la que participan diversos actores y donde el Estado, como gran poder comprador, es el encargado de mejorar la eficiencia en la distribución de los medicamentos con un acceso justo y oportuno para la población.


Marcelo Flores,

gerente general de Gedeon Richter en Chile