Ahora se pueden mejorar las pensiones de las AFP

|

Patricio Herman (columnista)


Dentro de las justificadas demandas ciudadanas reflejadas en las protestas están las mejoras de los pensiones que se reciben de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) creadas a través del DL 3.500, instrumento legal que ha tenido en democracia varias modificaciones que han favorecido a esa industria y, como contrapartida, perjudicando los legítimos intereses de los afiliados. (sic).

Pues bien, las AFP para calcular las pensiones de aquellos que tienen el capital necesario para pensionarse o bien si sus edades son 65 y 60 años, si son hombres y mujeres, respectivamente, consideran unas tablas de mortalidad que varían cada cierto período de tiempo. Dichas tablas son elaboradas por la Superintendencia de Pensiones (SP), órgano público muy allegado, por no decir simple comparsa de las AFP.

Las expectativas de vida en Chile son 85 años y 90 años, para hombres y mujeres, respectivamente y el problema hasta ahora se ocasiona con la decisión administrativa de esa SP en orden a que para calcular las pensiones mensuales de aquellos que se acogen al retiro programado o renta vitalicia se considera la discrecional edad de 110 años para ambos sexos, con lo cual se reducen drásticamente tales pensiones.

Conversando con el ingeniero matemático Patricio Basso, a la luz del oficio 10.439 del 08/05/18 firmado por Osvaldo Macías, titular de la SP, dirigido a la Cámara de Diputados, a diciembre de 2018 existían 126 pensionados mayores de 100 años, 1.216 pensionados mayores de 95 años y 9.252 pensionados mayores de 90 años, curiosamente sin indicarse el número de pensionados mayores de los 101 y más años. ¿Son tan pocos que la SP prefiere no dar a conocer sus cantidades?

A la misma fecha de diciembre de 2018 existían 587.259 acogidos a la pensión básica solidaria y 1.533.164 pensionados por las AFP y como el estallido social se refiere, entre otras materias, a las bajas pensiones, sería más que necesario y prudente que se consideren los 90 años para calcular las pensiones por retiro programado y por renta vitalicia, asumiendo el Estado la carga financiera para aquellos que vivan más de 90 años. asunto que deberán resolver técnicamente tanto la nueva ministra del Trabajo y Seguridad Social, María José Zaldívar, como la propia SP y la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), ya que las rentas vitalicias son otorgadas por compañías de seguros.

Sería una excelente medida que beneficiaría a compatriotas que viven en condiciones paupérrimas, pues sus pensiones aumentarían en un porcentaje del orden del 25%, con un reducido aporte del Estado.

Este sería un primer paso para tener más adelante una verdadera institucionalidad que vele responsablemente por los más viejos. No podemos perder de vista que la ministra Zaldívar, quien con el abrumado presidente Piñera, tendrán que decidir en primera instancia, es hija de Adolfo Zaldívar (QEPD), uno de los primeros políticos que criticó fundadamente el abusivo, corrupto y desigual modelo chilensis.   


Patricio Herman