​Las buenas y malas noticias de la encuesta PULSO CIUDADANO

|

Mario astorga (columnista)Aunque a la encuesta “Pulso Ciudadano” de Activa Research, es precedida por la mala reputación de las encuestas políticas, desprestigio bien ganado en la última elección presidencial, muestra resultados tan coherentes entre sí, que es conveniente revisar con calma.

Las buenas noticias. El 83% está muy de acuerdo o de acuerdo con las manifestaciones y eso varía muy poco entre los distintos segmentos de edad, de nivel socioeconómico, de posición política y de zona geográfica.

Un poco más de la mitad cree que las manifestaciones han sido principalmente pacíficas, pero un porcentaje igualmente alto, el 46%, cree que han sido violentas. Esta es una de las respuestas con mayor sesgo por segmento. Los mayores de 51 creen mayoritariamente (60,5%) que las manifestaciones han sido violentas y el 79%,2% de los encuestados de derecha piensan lo mismo.

El nivel de acuerdo sobre las demandas, a pesar que no se sabe en que demandas está pensando el encuestado cuando responde, es de un 90,5%, (muy de acuerdo 68,1 y de acuerdo 22,4%). Solo un 15,9% está de acuerdo con expresar las demandas sociales con hechos violentos. Esa es una buena noticia. Los dirigentes políticos que han promovido o defendido la violencia van quedando aislados; además un 84% comparte las motivaciones del movimiento ciudadano de los cuales un 64,8% las comparte Totalmente. Nuevamente no se sabe si los encuestados están pensando en las mismas motivaciones.

En todos los segmentos, salvo entre sus partidarios, menos de un 6% cree que el gobierno ha reaccionado con rapidez, el resto cree o que ha reaccionado lentamente, (37,4%), o no ha reaccionado (58,3%)

Aunque es levemente superior, son más las personas, 42,8%, que están de acuerdo con que las Fuerzas armadas estén resguardando la seguridad Nacional versus los que no están de acuerdo (42,4%), Esta, siendo una medida muy impopular para los demócratas que lucharon por el retorno a la democracia, pareciera ser entendida como necesaria por al menos la mitad de la población. Por ende el que algunos sectores se hayan negado al diálogo mienras las FFAA estuviesen en las calles no sería respaldado por la mayoría de la población En esta pregunta hay comportamientos significativamente diferentes por segmentos. Más apoyo en los sectores de más altos ingresos, que en los sectores más vulnerables, (a pesar de ser los más afectados por los hechos de violencia), más apoyo entre los jóvenes que entre los mayores de 51 años, más apoyo entre las mujeres que entre los hombres, Mucho más apoyo en el Norte , Centro y RM que en el Sur. Casi tres veces más apoyo entre los encuestados que son partidarios del gobierno que los de oposición, con los independiente entre medio de ambas posiciones.

De las medidas anuncias por La Moneda la que concita mayor respaldo es reducción de las dietas de los parlamentarios y altos sueldos de la administración pública y reducción en el número de los parlamentarios. El FA y el PC que votaron en contra de esta medida deberán hacer sus mejores esfuerzos por explicar su comportamiento. Parece que el riesgo de vuelta al Duopolio no es suficiente argumento para la población, sobre todo cuando más del 50% de los electores se abstuvo. Hay un tremendo margen para ir a “ganar los votos” y no esperar que el número de parlamentarios asegure cupos.

La Sala Cuna Universal tiene la segunda prioridad con un 61% de apoyo, tarea que no parece tan difícil con todo lo que se ha avanzado en los últimos 30 años en la materia. La reducción de las contribuciones de los adultos mayores vulnerables es la tercera medida y última que concita más del 50% de apoyo (51%). Solo tres de las medidas anunciadas por el presidente tienen más del 50% de apoyo, esa es una clara comprobación que el paquete fue insuficiente.

Las tres medidas anunciadas que siguen en importancia según los encuestados son: Reconstrucción de los daños provocados por la violencia y delincuencia, el Proyecto Pro-Infancia, que termina con el Sename y el Fortalecimiento del Fondo Común Municipal, que establece mayores aportes a las comunas de menores ingresos. Estas medidas reciben entre un 47 y un 45% de apoyo, todas las demás medidas reciben apoyos inferiores al 40%. La destrucción masiva de los grandes supermercados en los barrios, que son lentos de reponer, podría ser una oportunidad para, con el apoyo de CORFO y SERCOTEC, reemplazarlos con pequeños comercios y de paso crear más empleos y volver a una vida a escala más humana en las poblaciones.

De las medidas propuestas por el Presidente Piñera las más resistidas fueron el aumento de Pensiones de Vejez en un 20% y del Ingreso Mínimo a $ 350.000. Dado que los principales detractores de las mismas están en los sectores más modestos, se entiende que el rechazo es por que son muy insuficientes. Ambas medidas tienen más detractores que opiniones favorables. La insuficiencia se c de ambas medidas se corrobora porque más adelante en la encuesta, cuando se pregunta por cuales deberían ser las medidas “Mejorar el sueldo mínimo obtiene la primera prioridad con un 88% de las preferencias.

Congelar el alza de los servicios básicos (luz, agua, gas) y mejorar las pensiones en su pilar solidario le siguen, a más de 10 puntos de distancia con 77,5 y 74% de preferencias respectivamente. Esta es una señal que hay sectores que están teniendo dificultad para pagar sus servicios básicos y que el corte de los mismos empeora dramáticamente su calidad de vida.

La medida de Apoyar el proyecto de las 40 horas laborales a la semana, que fue aprobada en términos generales recientemente y en forma expresa por la Cámara, ocupa apenas el décimo lugar de preferencia. Nuevamente acá se ve la falta de sintonía de los políticos con el sentir de la gente. No solo de los que presentaron el proyecto, sino de todos los que lo votaron a favor creyendo que se congraciaban con los votantes.

La pregunta sobre las 3 medias que debiera tomar el Gobierno para superar la crisis tiene un claro ganador: “Escuchar las demandas ciudadanas y generar un plan de mejoras” la que recibió un abultado 78% de preferencias; respuesta que tiene prácticamente la misma valoración en los diferentes segmentos, con diferencias cercanas al error estadístico entre ellas. La segunda medida es “Reconocer los problemas de desigualdades en Chile” con más de 20 puntos menos que la anterior, (56,1%) y la Tercera medida sería “Llamar a un acuerdo político con todos los partidos de Chile y entender en detalle los malestares de la ciudadanía”, con un 45,5%. Todas las demás alternativas reciben menos de un 35% de selección, esa dispersión augura una etapa difícil de ponerse de acuerdo con la ciudadanía. El conjunto de medidas propuestas por la encuesta en la selección múltiple son las que más frecuentemente se han señalado por los políticos y líderes de opinión a la fecha. Esta tercera medida es la única buena noticia para quienes desde el parlamento han tratado de “interpretar” las demandas de la población, pero concita solo un 45% de apoyo.

Se les preguntó a los encuestados que pensaban sobre el Voto obligatorio, un 61,4% está de acuerdo. Acá se da un resultado muy decidor. Los encuestados de oposición y gobierno le dan una importancia muy parecida, sin embargo, quienes más se oponen al voto obligatorio son los independientes, lo que muestra una peligrosa desafección de dicho sector con la democracia.

Las malas noticias. En realidad, mala para los actuales dirigentes políticos. Un 65% de los encuestados se declaran Sin Posición Política, ni de izquierda ni de derecha; un 62% no se identifica siquiera con una coalición política. Eso muestra, una vez más el enorme desgaste de los partidos y líderes políticos, que se venía apreciando con el aumento sistemático de la abstención elección tras elección.

Un dato de mucha trascendencia es que para la gran mayoría de las preguntas las respuestas no varían significativamente, ni por rango etario, ni por grupo socioeconómico, ni por región del país, ni por posición política. Incluso en varias preguntas no hay diferencias en las respuestas de los independientes versus los que se identifican con los diferentes partidos políticos. Esto muestra a un país que en su gran mayoría tiene bastante claro el diagnóstico y lo que quiere. ¿Podrán ahora el gobierno y el Congreso ver donde están las prioridades? Creo que es la última oportunidad para quienes ocupan hoy los cargos. 


Mario Astorga De Valenzuela