​¿Cómo la era de los robots afecta las plazas de trabajo?

|

Marcelo Muu00f1oz (Columnista)


La velocidad demandada por las nuevas dinámicas de la era digital ha llevado a transformar el trabajo y la visión que hasta hace algunos años teníamos del mismo. Hoy, el escenario laboral exige cambios por parte de empleadores y empleados, quienes tienen en sus manos el reto de formarse de manera constante para poder encontrar plazas en un ámbito en el que no solo se puede ser reemplazado por profesionales competitivos, sino también por robots.

Entonces, ¿de qué manera pueden los empleados enfrentarse a una posible sustitución? Sin duda, con la optimización de sus conocimientos, con su capacidad de adaptación a la era tecnológica y con la actualización constante, esa que es completamente ineludible en estos tiempos. De manera tal que todos, más allá de las brechas generacionales, están llamados a comprender el momento histórico que se vive y a poder sacar ventaja de eso.

De la llegada de los robots es mucho lo que se ha dicho. Los primeros empezamos a verlos a través de películas, televisión y, de algún modo, los sentimos muy lejanos. Pero lo que parecía ciencia ficción pasó a convertirse -durante los últimos años- en una realidad, especialmente en los países desarrollados, donde ya los robots han asumido puestos de trabajo que estaban a cargo de humanos, incluso se prevé que con los años aumente esa tendencia.

Las labores que se llevan a cabo en líneas de producción de fábricas son las que tienen mayor amenaza, puesto que no requieren intervención humana para ejecutarlas. Esas tareas repetitivas bien pueden ser realizadas a través de la inteligencia artificial sin ningún tipo de inconvenientes, al contrario, representan menos costo para las empresas y aumento de la producción. Países como Singapur, Alemania, Suecia. China, Japón y Estados Unidos han avanzado en la sustitución de humanos por máquinas, la mayoría con resultados satisfactorios.

Sin embargo, en enero de este año se conoció que luego de cuatro años de operaciones la cadena hotelera japonesa Henn-na -gestionada en su totalidad por robots- tomó la decisión de reemplazar la mitad de las máquinas por humanos, debido a la incapacidad de los robots para atender necesidades de los clientes. Y en esta experiencia japonesa podemos encontrar la respuesta a tanta incertidumbre.

Para que un empleado no sea sustituido deberá trabajar en mejorar temas fundamentales como la atención al cliente (dependiendo de sus labores), innovación y la rapidez con la que realice el trabajo. Eso pasa por tener una amplia capacidad de adaptación a los cambios que están a la orden del día en la era digital.

En este contexto, la creatividad de los involucrados juega un rol importante porque hay algo que no puede reemplazar un robot: es la capacidad de razonamiento que tienen los humanos para dar respuesta a sus tareas. En este aspecto se encuentra el gran valor de los empleados, esos que deben sentirse y hacerse parte de una época que -para la mayoría- es impensable sin el uso de las nuevas tecnologías. 


Dr. Marcelo Muñoz Rojas


Red Chilena de Transformación Digital