Los argumentos del FMI para aprobar desembolso de US$ 7.600 millones para Argentina

|


Mauricio Macri 2

El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la segunda revisión de la evolución económica de Argentina en el marco del Acuerdo Stand-By a 36 meses aprobado el 20 de junio de 2018. La conclusión de la revisión permitió a las autoridades girar el equivalente a US$ 7.600 millones, lo cual eleva las compras totales desde junio a US$ 28.090 millones. Al concluir la revisión, el oganismo también aprobó la solicitud del gobierno del Presidente Mauricio Macri de modificar el criterio de desempeño.

Tras el debate del directorio ejecutivo sobre el plan económico de Argentina, el primer subdirector gerente del Fondo, David Lipton, declaró el viernes pasado que "hay primeros indicios que el programa de reforma económica rediseñado de las autoridades argentinas, incluyendo el nuevo marco de política monetaria, está dando resultados. El peso se ha estabilizado y, a pesar de que continúa siendo elevada, la inflación ha empezado a bajar, a medida que se desvanecen los efectos de la depreciación del peso. Con todo, la economía argentina aún se está contrayendo y continúa siendo vulnerable a los giros de la actitud de los mercados. Se prevé que la actividad económica comenzará a recuperarse en el segundo trimestre de 2019.

La entidad multilateral consignó que la aprobación del presupuesto de 2019 con amplio respaldo político ha contribuido a apuntalar la confianza en el plan de reforma económica de las autoridades y la continuidad de las políticas. La disciplina fiscal creó espacio para pagos extraordinarios que ayudaron a proteger a los más vulnerables de la carga del ajuste. De cara al futuro, será crítico continuar resguardando las metas fiscales de los retos de implementación y de una recaudación más débil de lo previsto. "Mantener el gasto social debe seguir siendo una prioridad clave. Es necesario avanzar más para mejorar el marco fiscal a mediano plazo y la gestión de la deuda", subrayó.

De acuerdo al FMI, "el continuo compromiso con un crecimiento cero de la base monetaria y con un tipo de cambio determinado por el mercado afianzará más la credibilidad del marco de política monetaria, reanclará las expectativas de inflación y reforzará la resiliencia de la economía ante shocks externos. Se encuentran en marcha preparativos para recapitalizar el banco central y realzar su independencia operacional."

A medida que la economía se estabilice, añade la entidad, "sería crítico orientar el programa de reforma hacia el crecimiento a mediano plazo. En este contexto, las reformas estructurales estimularían la inversión y la productividad; crearían más posibilidades de empleo para la mujer, los jóvenes y los trabajadores de bajo ingreso; y brindarían más respaldo a quienes viven en la pobreza. También se podrían desplegar esfuerzos hacia la mejora de la eficiencia del gasto social, ampliando a la vez la cobertura de la red de protección social. También sería importante continuar eliminando las distorsiones del sistema tributario, mejorando la normativa del mercado laboral, creando una base financiera sostenible para el sistema de pensiones, y fortaleciendo la gobernanza."

Conculyó que "la implementación continua y firme del plan de estabilización será esencial para tranquilizar a los inversores nacionales e internacionales, afianzar el regreso de Argentina a la estabilidad macroeconómica y mejorar el nivel de vida de todos los argentinos de manera duradera".