Trump visita Carolina del Sur y advierte que se preparen para más inundaciones

|


Carolina

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió el miércoles en Carolina del Sur que “el agua está llegando” con nuevas inundaciones, en una jornada en la que la cifra de muertos por el paso del huracán Florence aumentó a 36.

“Durante los próximos días, las cosas se pondrán duras en Carolina del Sur (...) Lo que sea que necesiten de Washington, allí estamos”, dijo Trump en una rueda de prensa en Conway, Carolina del Sur.

“Ahora las cosas se ven bien, pero en realidad es la calma antes de la tormenta”, sostuvo el mandatario en referencia al drenaje del agua a los ríos tras las fuertes lluvias del fin de semana provocadas por Florence.

Trump visitó un vecindario en Conway donde los residentes cargaban furgonetas a la espera de más inundaciones.

Florence ha causado la muerte de al menos 36 personas, 27 en Carolina del Norte, ocho en Carolina del Sur y una en Virginia.

Trump visitó una iglesia en New Bern, una ciudad de 30.000 personas que se ubica en la confluencia de los ríos Neuse y Trent y se vio especialmente afectada por las inundaciones.

También se unió a voluntarios para repartir cajas de comida, caminó por un vecindario lleno de muebles mojados abrazando a los residentes, y posó con quien quisiera sacarse una fotografía.

El viaje de Trump se dio tras las críticas recibidas por la respuesta de su Gobierno al huracán María, que devastó Puerto Rico el año pasado, y más recientemente, por cuestionar la cifra oficial de 3.000 muertos en el territorio estadounidense.

Más de 15.000 personas permanecen en refugios y más de 200.000 hogares siguen sin electricidad en todo Carolina del Norte, seis días después de que Florence tocara tierra como huracán de categoría 1, según funcionarios estatales.

Autoridades prevén que el río Cape Fear alcance los 19 metros, cuadruplicando su altura normal, en Fayetteville, una ciudad de 200.000 habitantes en la parte sur del estado, cerca de la base militar de Fort Bragg. Eso ha interrumpido los esfuerzos para restablecer la electricidad, despejar las carreteras y permitir que los residentes vuelvan a casa. (Reuters)