Magdalena Quintana, Académica Educación Gral. Básica U. Andrés Bello, sede Viña del Mar

Matemáticas y juegos

|

Cartas al director

Sr. Director,


Nuestros hijos son curiosos, están muy interesados en conocer cómo funcionan las cosas, en entender el mundo y están interesados en el juego y desde allí aprender, por lo tanto, un acercamiento certero hacia las matemáticas será a través del juego.

¿Qué jugar? Juego de naipes, por ejemplo, ordenarlos de mayor a menor o viceversa, el comparar cantidades: igual cantidad a un lado y al otro, o bien sumar con los naipes rojos y restar con los negros. También, se puede jugar con las formas, recorriendo el parque, la ciudad, la casa, los edificios, de esta manera se van dando cuenta que hay formas geométricas a nuestro alrededor. Estas tienen nombre, por ejemplo, el espejo del baño es un cuadrado y la pelota con que juego es una esfera.

Ir de compras puede ser una gran aventura. Que pidan el vuelto, el que calculen que pueden comparar con un monto determinado o que puedan decidir ciertas compras, esto puede transformar la ida al supermercado en un espacio para resolver problemas de adición, sustracción, multiplicación y división. El jugar con las cuentas y hacer registros, ¿cuánto salió esta cuenta? permite comparar, salió más o menos que antes, ¿cuánto más?, ¿cuánto menos?

Recomiendo ver “El Pato Donald en el maravilloso mundo de las matemáticas”, donde visita las matemáticas y el mundo de la geometría desde la antigüedad. Todo esto permite dar cuenta que como padres se puede colaborar en la construcción del mágico mundo de las matemáticas, pero es necesario establecer un diálogo, una comunicación y estimular el interés sin atiborrar, en la medida justa.


Magdalena Quintana

Académica Educación Gral. Básica U. Andrés Bello, sede Viña del Mar