Comentarios preliminares sobre la crisis en Europa

|

Hector Casanueva

1. La falta de gobernanza anticipatoria del sistema internacional, y de la propia UE, queda al descubierto por esta arremetida rusa contra Ucrania, que desafía todo el sistema de seguridad y defensa instalado al término de la II Guerra Mundial, y después del fin de Guerra Fría. El futuro del multilateralismo ya no es el que era.

2. Los polvos que traen estos lodos vienen desde la caída de la URSS, que no fue debidamente entendida por Occidente y se supuso (Fukuyama, por ejemplo) que ya se había acabado la guerra fría y todas las guerras posibles, como si el factor ideológico fuera el único ya superado, y la economía global nos abarcaría a todos.

3. La geopolítica de los sentimientos y las emociones (Dominique Moisi), por ejemplo, fue ignorada, y en este caso hay mucho de ello.

4. La OTAN tuvo un sentido y una misión post Segunda Guerra Mundial y otro post Guerra Fría, pero parece ser que no logra encontrar su sentido en pleno Siglo XXI. ¿Sirve la OTAN si de antemano renuncia a intervenir militarmente? El artículo 5 no es limitativo, lo ha hecho en Afganistán, por ejemplo. Pero ahora se trata de Rusia.

5. Si en su momento el foresight (prospectiva estratégica) de la UE y de la OTAN hubieran estado debidamente instalados y activos, y los líderes políticos receptivos a los análisis de hindsight (retrospectiva interpretativa) y foresight, seguramente que un acuerdo diplomático oportuno hace años habría evitado esta crisis, que es peor y más abarcadora y multidimensional que la de Crimea.

6. Putin no es un estratega del Siglo XXI, iniciando un regreso al pasado, sin evaluar bien el presente y carente de visión de futuro. Por eso también muy peligroso. Y pendiente de saberse realmente el apoyo interno que tiene su aventura bélica.

7. Estados Unidos ha demostrado esta vez tener bien aceitados sus sistemas de información, sabiendo con precisión cuando y como se iba a producir la invasión. Sin embargo, aparte de la respuesta económica y financiera, recurre nuevamente al envío de tropas a las fronteras de la OTAN. Según Henry Kissinger, en un artículo de 2014 reflotado por el Washington Post, Estados Unidos ha participado de manera fallida en tres guerras después de la II GM, por ignorar escenarios pasados y prever futuros; y en el caso de la crisis de Crimea no supo leer las señales para apostar por una solución diplomática negociada que termine con la tensión Rusia-Ucrania.

8. La diplomacia corre por cuenta de la UE, pero de manera tardía. Y es puesta contra la pared por el presidente Zelensky al solicitar un “fast track” para el ingreso de Ucrania en la UE, proceso desencadenado por la llamada revolución del Maidan en la que murieron cerca de un centenar de jóvenes que pedían la entrada a la UE. El proceso para el ingreso está pendiente desde 2014 con los procedimientos “by the book” de la UE.

9. Ucrania liderada por Zelensky muestra capacidad de resistencia y a la vez cintura política al aceptar reunirse para negociar. Pero no hay mucho espacio a acuerdos, dado el maximalista listado de exigencias de Putin, y la escalada bélica híbrida que está siguiendo e incrementando hoy.

10. América Latina en esta crisis mira de lejos y, como siempre, descoordinada y atolondrada, como la visita del presidente argentino (y presidente pro-tempore de la CELAC) a Putin en vísperas de la guerra, y los apoyos de “aliados” latinoamericanos.

11. China es la más inteligente en esta crisis. En medio de ella, y con algunos apoyos prácticos a Rusia, observando el desarrollo, además, como si esta invasión le sirviera de globo sonda, el presidente Xi declara ante el Buró Político del Comité Central de PC, su firme apoyo y voluntad de trabajar en favor de la vigencia y gobernanza global de los Derechos Humanos. Y se apresta a conversar con Estados Unidos sobre el sistema multilateral de comercio y la OMC.

12. No es suficiente ni de recibo que los líderes europeos muestren su sorpresa o decepción ante la decisión de Putin. Hay una reacción importante, por cierto, y situaciones inéditas que hablan bien de la capacidad de respuesta de la UE, por ejemplo, en las medidas económico-comerciales, financieras, suministro de equipamiento bélico, la apertura expedita a recibir refugiados (aunque excluyen de momento a los no ucranianos), e incluso decisiones extra UE inéditas como la de Suiza.

13. Pero mejor que tener que reaccionar, es anticipar. Para ello, los servicios de ESPAS (Servicio europeo de análisis estratégico) y la vicepresidencia de la Comisión encargada de Foresight (prospectiva) deben tener más peso en las decisiones.

14. El sistema internacional necesita un dispositivo de anticipación efectiva y con influencia. Desde el MP hemos planteado hace un año al SG Guterres esta necesidad, quien en su informe Nuestra Agenda Común ha incluido por primera vez la prospectiva estratégica como una tarea de la ONU. Para prever, prevenir y prepararse para las próximas crisis, bélicas, sanitarias, económicas, etc.


Héctor Casanueva

Profesor-Investigador de la Universidad de Alcalá, España. Ex embajador de Chile en Ginebra. Vicepresidente del Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia