Rodrigo Varela Anabalón, Gerente Legal, Inmune

Aumento de Licencias Médicas

|

Cartas al director

Sr. Director:


Según datos registrados por Superintendencias de Seguridad Social, desde el inicio de la pandemia a la fecha, se han emitido alrededor de 7.400.000 mil licencias médicas electrónicas totales sin considerar las que aún se dan de forma manual. Este aumento sostenido sin duda obedece, por una parte, al incremento de licencias relacionadas a patologías Covid y por otra parte a licencias relacionadas a tratamientos postergados y reposos vinculados a salud mental.

Asimismo, no sólo se ha incrementado exponencialmente el número de licencias emitidas sino también, la duración de la mayoría de ellas y por ende, el gasto está llegando a cifras récord.

Como organización consideramos preocupante que aún en pandemia, siga existiendo una minoría de médicos y afiliados que mal utilizan este instrumento para beneficio propio provocando pérdidas para el sistema de salud que bordean los 500 millones de dólares anuales.

Frente a esta innegable realidad, se hace relevante además poder generar mayor conciencia en la población de la magnitud y el daño que genera el caer en el uso injustificado de licencias médicas o que no se condicen con una situación de salud real. Situación que afecta y provoca una desconfianza en los órganos contralores trayendo como resultado ineficacia e ineficiencia en el sistema, junto con perjudicar a los miles de trabajadores honestos que necesitan que sus licencias sean pagadas en tiempo y forma oportuna.

Además, es importante informar que la Ley 20.585 del año 2012 complementó en su artículo 202 del Código Penal, que el mal uso de una licencia médica es un delito y que por hacer mal uso de este instrumento se arriesgan penas de cárcel que van desde los 61 días a los 3 años, además, de multas que alcanzan hasta los 2,5 millones de pesos.

De igual forma, es relevante poner en conocimiento a la ciudadanía, que la ley sanciona no solo al doctor que emite una licencia sin fundamento médico o que simplemente la vende, sino que también al paciente que la recibe o la compra”.

Más aún, las licencias médicas se pagan con el 7% de las cotizaciones de todos los trabajadores y su uso injustificado genera aumento de los planes de salud y de las prestaciones médicas, por lo que es un problema que nos perjudica a todos, impactando no solo la armonía de los equipos de trabajo, sino que también al país, entero.

Por ello, nuestro deber es generar conciencia que las licencias fraudulentas afectan al sistema de salud. Por lo que es deber de cada persona ayudar a eliminar estas malas prácticas, combatiendo y sancionando el fraude, cosa que el dinero de todos y cada uno de nosotros se use correctamente y se distribuya en prestaciones y servicios de la mejor manera posible.


Rodrigo Varela Anabalón

Gerente Legal

Inmune