ASIMET alerta por alza de un 196% en el costo de los fletes marítimos​ durante la pandemia

|

A1


Desde que se inició la pandemia, el costo de los fletes marítimos se ha incrementado en promedio un 196%. Así lo informó esta mañana el presidente de ASIMET, Dante Arrigoni, quien mencionó esta situación como una de las dificultades que está enfrentando el sector metalúrgico metalmecánico para lograr la reactivación de la industria. “Esto es especialmente relevante, y preocupante, si consideramos que el 95% del comercio internacional de Chile se realiza por vía marítima”, sostuvo.

Arrigoni presidió hoy una conferencia on line con socios del gremio titulada “Cómo saldrá Chile de la peor crisis económica en 40 años”, a cargo del economista y director de Econsult, Gonzalo Sanhueza.

En la oportunidad, el timonel de ASIMET informó sobre algunas de las principales dificultades que enfrenta actualmente esta industria, y que complican la reactivación en esta coyuntura de crisis sanitaria. Es así que, además del alza en las tarifas de transporte marítimo, el sector ha sufrido un impacto por quiebres de stocks de proveedores, situación que afecta a alrededor del 85% de los socios, según un reciente sondeo.

Esta falta de insumos la están sufriendo desde un periodo que abarca entre uno y cuatro meses, y la proyección de recuperación de los stocks se estima que se logrará en el segundo semestre de este año.

En materia de financiamiento, el presidente de ASIMET informó que un 38,5% de las empresas declara que existen actualmente restricciones para refinanciar, y que un 46,2% asegura enfrentarse a trabas para reponer el capital de trabajo. Este mismo porcentaje reconoce también tener dificultades para financiar nuevas inversiones.

En cuanto a los subsidios de desempleo, cerca de un 70% de las empresas no los ha utilizado, mientras que un 91,7% asegura que esta herramienta no ha cambiado su decisión de contratación en el margen.

Respecto de inversiones futuras, Arrigoni informó por último que un 77% de las empresas socias mantiene proyectos de inversión postergados, con un atraso que en promedio llega a los diez meses.