​O Maquiavélicos, o Inoperantes, o Egoístas

|

A1


Todas las encuestas durante las primeras semanas del Estallido Social lo decían claramente, la gente salió a las calles por mejor educación, mejores pensiones, mejor salud, en general por más justicia y dignidad. Todas las demás opciones estaban mucho más abajo en el ranking de preferencias. La gran mayoría de las pancartas hechas a mano por los manifestantes, (no así las pancartas institucionales) mostraban principalmente esos objetivos. La demanda por una nueva constitución solo se asomaba en algunas encuestas en el séptimo lugar, en otras aparecía por el décimo lugar y fueron escasas en los mensajes de los manifestantes.

Tres semanas después de la impresionante marcha del 25 de octubre en Santiago y en todas las ciudades del país, los que llevan décadas sin ser capaces de leer lo que piensa la sociedad chilena, los partidos políticos, pp, determinaron que la primera prioridad del pueblo de Chile era una nueva Constitución.

Aunque la gestación del Acuerdo por la Paz del 15 de noviembre fue manipulada por el PC, este partido finalmente se restó del mismo, al que concurrieron todos los principales partidos y movimientos políticos de Chile.

¿Cómo pudieron los pp traicionar así la voluntad conocida de los chilenos? Cuando se estaba gestando ese - hoy puedo llamar- demoniaco acuerdo, escribí en este mismo diario varias columnas denunciando el error, o la mala intención del mismo. Se firma ese acuerdo en el momento en que los que detentan el poder económico y el poder político estaban de rodillas frente a una sociedad que pedía mejores pensiones, mejor educación, mejor salud y basta a los abusos e injusticias, basta de saquear los bienes del Estado, basta de colusiones, basta de cohecho, basta de abusos de posición dominante contra las PyMEs, basta de mal uso de información privilegiada, etc.

Un buen líder político hubiese utilizado esa oportunidad para conseguir algunas soluciones a las bajas pensiones (el retiro del 20% del ahorro previsional es una reforma mucho más grande a las AFP que la que todos podían imaginar en ese entonces), mejoras en la salud (a pesar de la gigantesca inversión de emergencia que ha tenido que hacer el Estado por el COVID las finanzas públicas no han quebrado y el esfuerzo financiero ha sido superior a implementar mejoras de fondo al sistema de salud), o para conseguir mejoras significativas en educación preescolar, básica y media; sin embargo, los genios de la política chilena apostaron el todo o nada a una Nueva Constitución. No fueron capaces de utilizar la posición de poder que tenían para conseguir alivios inmediatos para los más vulnerables y la clase media.

¿Qué razones tenía la extrema izquierda para privilegiar una Nueva Constitución por sobre soluciones a problemas urgentes? Muy simple. Ellos no creen en las transiciones; sino en las revoluciones. A pesar del éxito sin precedentes que tuvo Chile en los últimos 30 años en disminución de la pobreza y pobreza extrema, en aumento de la escolaridad y mejoramiento de la salud, en PIB percapita, etc., los agoreros de la extrema izquierda prefirieron gastar toda su energía en denostar lo avanzado y generar las condiciones para una revolución, en contubernio con anarcos, delincuentes, NINIs, las garras bravas, y los narcos; se negaron a avanzar en el proceso de mejora sustantiva de la situación de los más vulnerables que había iniciado Chile. Si el país seguía avanzando, y más rápidamente gracias a las reformas, los que sueñan con una revolución cualquieras sean las circunstancias, corrían el riesgo de quedarse sin clientes.

El Acuerdo por la Paz también le convino a los que buscan defender hasta la ignominia los bienes y prebendas heredadas de la dictadura. A pesar del Estallido social, destrucción de bienes públicos, y menor calidad de vida para los más vulnerables hubo muy pocas consecuencias para el 1% más rico del país, en pérdida de bienes, en calidad de vida, etc. Una nueva Constitución no era nada malo como trade-off; total ya conocían los caminos y medios para influir sobre la política y los políticos. Creo que estos dos grupos actuaron con una clara dosis de maquiavelismo en el Acuerdo por la Paz

Una vez acordado el camino para una nueva Constitución se le preguntó a la ciudadanía si querían Convención Constituyente, CC o Convención Mixta, CM. 5.653.542 de chilenos, el 80%, votó por la primera. NO QUERÍAN que los actuales parlamentarios (políticos profesionales) participaran en la redacción de la nueva Constitución. Incluso en las únicas 3 comunas en que ganó el rechazo, este obtuvo menos votos que la CC. Cualquiera que sabe leer los signos entiende que la ciudadanía no quiere NADA con los políticos profesionales. El 80% de los chilenos no los quería escribiendo la nueva constitución; sin embargo, los pp una vez más tenían la sartén por el mango. Dado que el 80% privilegió la CC por sobre la CM tenían el deber moral de ASEGURAR la participación de INDEPENDIENTES en la CC y nuevamente, analfabetos para leer los signos, los pp a través de sus parlamentarios en el Congreso se ASEGURARON de que la representación de independientes sea MINIMA. Resultado: Solo un 10% de candidatos independientes logró juntar los patrocinios y, sin experiencia electoral, es posible que SERVEL detecte varias fallas que reducirán aún más las posibilidades de tener Constituyentes independientes de los pp. Si no era eso lo que querían son unos INOPERANTES, si era lo que querían lograr, son unos MAQUIAVÉLICOS.

Las últimas encuestas de opinión señalan que solo un 5% de los chilenos se siente representado por un pp; sin embargo, a través de la Cifra Repartidora los pp eligen a más del 90% de los cargos. La cifra repartidora es el mecanismo a través del cual se determina a que lista le corresponde cada cargo cuando hay varios puestos en disputa. (Diputados, Senadores, COREs, Consejales). Cuando todos los partidos o pactos tienen peso similar la cifra repartidora ofrece algún grado de equidad; sin embargo, cuando un independiente se enfrenta a un pacto que reúne a varios partidos, la lucha es TOTALMENTE DESIGUAL ¿Porqué los señores parlamentarios hicieron tan poco por asegurar la participación de los independientes en la CC? ¿Inoperancia o Maquiavelismo? Juzgue Ud.

La guinda de la torta la aportaron los pp al momento de inscribir candidaturas. No es tan aventurado suponer que los partidos de centro izquierda representaban mucho mejor al 80% de electores que votaron por una nueva Constitución. Sin embargo, por EGOISMO, no fueron capaces de ponerse de acuerdo, a sabiendas que los partidos que mayoritariamente estaban por el rechazo a la nueva Constitución habían logrado un acuerdo. Por ende, dada la cifra repartidora, es altamente probable que la mayoría de los Convencionales sean de los partidos de Centro Derecha. Gracias a sus NO REFORMAS a La ley electoral los “políticos profesionales” lograron que la maravillosa lucha que comenzó el 25 de octubre por más justicia y equidad no haya logrado ni mejoras urgentes para los más vulnerables, ni logrará una Constitución que consagre un nuevo modelo de sociedad para Chile. Seguramente habrá cambios, pero por su MAQUIAVELISMO, EGOISMO e INOPERANCIA los dirigentes políticos de centro-izquierda le regalaron a la centro-derecha algo más valioso que los Senadores designados y el Binominal juntos. La nueva Constitución será más de lo mismo. Los más vulnerables tendrán que seguir esperando ¿No deberían haber renunciado todos los dirigentes de los pp?


Mario Astorga De Valenzuela