Información de sostenibilidad: Los nuevos desafíos para la Contabilidad

|

Luis Jara Sarrua

La contabilidad financiera es uno de los principales temas de interés en la formación de los contadores auditores. Esta disciplina se ve materializada a través de diversos mecanismos teóricos y técnicos, que permiten la elaboración y presentación de estados financieros que dan cuenta de las actuaciones económicas de las organizaciones.


En la actualidad, International Accounting Standards Board (IASB), entidad que emite las IFRS, se encuentra evaluando su rol en la elaboración de información social y ambiental (información de sostenibilidad). Esta acción deja en evidencia lo relevante del tema y nos permite situar el nuevo fenómeno de divulgación de información en el alcance profesional de los contadores auditores.


Esta área del conocimiento se viene desarrollando hace más de tres décadas en los países más avanzados. No obstante, su mayor desarrollo académico y profesional comienza en el año 2000 con la creación de la primera guía, para elaborar reportes de sostenibilidad, documento emitido por la Global Reporting Initiative (GRI).


GRI es una de las múltiples instituciones que existen en la actualidad orientadas a promover una mayor transparencia empresarial relacionada con temas sociales y ambientales. Este aspecto, además, es de crucial interés para determinar el verdadero aporte que realiza el mundo empresarial hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por las Naciones Unidas.


Las principales empresas a nivel mundial, y también en nuestro país, elaboran sus reportes de sostenibilidad bajo los lineamientos proporcionados por GRI. Sin lugar a dudas, es uno de los principales referentes en directrices sobre información social y ambiental.


En mi rol de docente de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, he desarrollado este segundo semestre de 2020 el primer curso lectivo de Contabilidad Social y Ambiental, transformándose en la primera universidad nacional en abordar esta nueva área de conocimiento y competencia profesional para los futuros contadores auditores. El curso permite, desde una perspectiva crítica, evaluar el rol de las empresas y del profesional contable frente a las demandas de una mayor responsabilidad social y ambiental de las empresas, destacando que el beneficio económico no puede ser generado a cualquier precio.


Veo con optimismo la inclusión de esta nueva área de conocimiento en las competencias del futuro contador auditor. Es necesario eso sí, que las entidades educacionales incorporen en sus programas de estudio, al menos, un curso lectivo de contabilidad social y ambiental. Lamentablemente, esta decisión depende de cada institución, ya que no existen directrices desde el Ministerio de Educación, tal como sucede en Argentina a través de la Comisión Nacional de Educación Universitaria que introdujo, en el año 2017, el curso obligatorio de contabilidad social y ambiental para los estudiantes de contador público de dicho país.



Luis Jara Sarrúa

Académico Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información

Facultad de Economía y Negocios

Universidad de Chile