​El nuevo Blower de Bentley cobra vida en Crewe

|

Bentley


El motor del primer vehículo de la serie Bentley Blower Mulliner Continuation se encendió por primera vez en un banco de pruebas, especialmente preparado en la fábrica de Bentley en Crewe, Inglaterra.

Blower Continuation es una serie limitada a 12 unidades que recrean el Bentley más famoso de todos los tiempos: el “Blower”, modelo sobrealimentado de 4½ litros creado por Sir Tim Birkin que era usado en carreras a finales de 1920. El primer motor de esta serie ya ha sido fabricado y probado en la fábrica de Bentley.

El prototipo de ingeniería para el proyecto, denominado Auto Cero, actualmente está en construcción y el primer motor fue recreado por Bentley Mulliner con el apoyo experto de especialistas. Mientras se construía el motor, un equipo de ingenieros de Bentley en Crewe inició los trabajos para preparar uno de los cuatro bancos de pruebas para el motor. Esta instalación ha estado en Bentley desde que se construyó la fábrica en 1938, y las celdas se utilizaron originalmente para el rodaje y pruebas de potencia de los motores aeronáuticos Merlin V12, producidos por la fábrica para los Spitfire y Hurricane ocupados durante la Segunda Guerra Mundial.

La preparación del banco de pruebas implicó crear una réplica del chasis frontal del Blower para sostener el motor para después ser montado en el dinamómetro controlado por computadora. Se creó y probó una nueva versión de software para medir y controlar el motor, que permite a los ingenieros de Bentley monitorear y hacer funcionar el motor dentro de parámetros precisos.

Dado que el tren motriz del Blower es muy diferente en tamaño y forma a los motores que produce hoy Bentley, se tuvo que utilizar un gran número de los accesorios originales del banco de pruebas de los motores aeronáuticos Merlin V12 –que aún se almacenan en la empresa- para adaptar el banco y poder acomodar el motor de 4.5 litros.

Con el motor completamente instalado, el primer encendido tuvo lugar hace un par semanas, y hoy sigue su programa definido de rodaje previo a una prueba de máxima potencia. Los motores se probarán en un ciclo que durará 20 horas y gradualmente aumentará tanto la velocidad del motor como las condiciones de carga desde ralentí hasta 3.500 rpm. Cuando cada motor esté completamente funcionando, se medirá una curva de potencia a plena carga. Una vez que se completa el funcionamiento del banco de pruebas, el siguiente paso será medir el motor del Auto Cero.

Una vez terminada la fase del banco de pruebas, el siguiente paso para el motor de Auto Cero será definir su durabilidad en el mundo real. Una vez terminada la construcción del vehículo, comenzará un programa de pruebas en pista: sesiones en que se aumentará gradualmente la duración y velocidad, comprobando la funcionalidad y la robustez bajo condiciones cada vez más complejas. El programa de prueba está diseñado para lograr el equivalente de 35.000 kilómetros de conducción en el mundo real a lo largo de 8.000 kilómetros de pistas de conducción, y simula la realización de rallies famosos como el de Pekín a París y el de Mille Miglia.