​La participación laboral femenina en la industria del salmón de la Región de Los Lagos, un nuevo desafío en tiempos de pandemia

|

Empleo femenino 4Con el objetivo de aumentar la participación de las mujeres en la industria de la salmonicultura, apuntando a la equidad de género y avanzar en la gestión e identificación de brechas existentes, se creó en el año 2018 una mesa de género “Mujeres salmonicultoras por la equidad de género” liderada por SalmonChile. Dentro de sus líneas de acción es la realización de un diagnóstico sobre la realidad de la mujer en la industria, con el fin de avanzar en algunas líneas de trabajo para generar compromisos y una agenda de cierre de brechas, la implementación de programas de trabajos de inclusión y políticas de género a través de distintas acciones de difusión como workshops, seminarios, entre otras iniciativas.

En este marco de colaboración Universidad-Empresa, la Dirección de Investigación de la Universidad de Los Lagos, a través del Programa de Redes Territoriales de Investigación, financió el proyecto “Caracterización de la participación laboral femenina en la industria del salmón”, liderado por la académica Mirna Brauning del Departamento de Gobierno y Empresa. Este esfuerzo colaborativo entre la Universidad de Los Lagos y SalmonChile, nace desde la inquietud de ambas entidades por mejorar la participación femenina, y con ello, la equidad de género, en la industria del salmón. Esto motivado tanto por la relevancia y fuerza que ha adquirido la perspectiva de género en los últimos años, como también por los beneficios en la productividad y el crecimiento económico que está demostrado que se logran con la mayor incorporación de la mujer al mundo del trabajo.

Sin embargo, mientras esta investigación se encontraba en curso, surgió la crisis del COVID-19, que ha obligado a repensar estos desafíos. Según un estudio publicado por ONU mujeres, en el contexto de esta crisis, “se hacen aún más evidentes y pueden ampliarse las desigualdades de género”. (ONU mujeres, 2020). Estas desigualdades pueden hacerse presentes tanto en el mundo del trabajo, con mayor desigualdad salarial, o menor oportunidad de conservar el empleo, como en el mundo privado, en el que las mujeres son las principales responsables del cuidado.

“Con respecto a la industria del salmón, si bien no ha sido inmune a la crisis, enfrentándose a dificultades comerciales con bajas de precios, y con dificultades logísticas por las medidas de resguardo sanitario, hasta ahora no ha sido de los sectores más afectados, debido a su naturaleza como industria productora de alimentos. Ello ha significado, hasta ahora, que no se ha visto en la necesidad de generar despidos masivos u otras medidas que afecten fuertemente a los y las trabajadores y trabajadoras. Esto es significativo en el ámbito de las mujeres, pues de acuerdo con resultados muy preliminares, un 37% de las mujeres encuestadas hasta ahora, aportan con el principal ingreso a la familia, y casi la mitad de ellas constituyen el único ingreso familiar. Y es muy probable que estas cifras vayan en aumento. La otra cara de la moneda es la vida privada de estas mujeres, que deben compatibilizar el empleo con las labores de cuidado”, señaló la académica de la Universidad de Los Lagos, Mirna Brauning.

Por lo tanto, se abren muchas interrogantes, por ejemplo: ¿cómo compatibilizan el cuidado de los hijos con su empleo y cómo los demás miembros de la familia colaboran en tiempo de pandemia?, ¿A qué costos personales están enfrentando esta crisis? ¿Les ha sido posible sostener medidas de cuidado frente a la pandemia? ¿Qué medidas han adoptado las empresas y el estado para adaptarse a estas nuevas necesidades? ¿Cómo afrontan el trabajo en este escenario en que los hijos no van a la escuela, y el temor está presente cada día? “El desafío ahora es, en esta nueva etapa de investigación, enriquecer el estudio para intentar responder estas u otras interrogantes, que nos permitan entender mejor el mundo de la participación laboral femenina, y con ello, las principales áreas a intervenir para llegar a una mayor equidad” expresó Mirna Brauning.

Para Marcela Bravo, Jefa de proyectos de SalmonChile, gracias a la creación de esta mesa de género en la industria salmonera, “hemos podido conocer diferentes visiones de quienes día a día hacemos esta industria. Asimismo, esta mesa ha ayudado para que las empresas realicen diagnósticos sobre posibles brechas de géneros y establecer planes de acción generando actividades concretas para avanzar en la equidad en este plano. Hoy es importante avanzar con más fuerza y rapidez en cumplir con los objetivos de inclusión y equidad. En un mundo global y dinámico como el actual, se hace necesario sumar nuevas capacidades para tener empresas más competitivas. Es importante que las mujeres sean parte de esas nuevas necesidades y puedan aportar con su visión hacia los cambios que la salmonicultura necesita. Por lo tanto, el desafío será seguir aumentando la presencia femenina en la industria en distintas áreas”.

Con respecto al contexto de pandemia, la profesional comenta que más allá de la mesa en particular, las mujeres han jugado un papel fundamental en este difícil momento: “Como se ha mostrado en diferentes informes y encuestas, hemos tenido que duplicarnos aún más, en el trabajo algunas convivir con lo que significa trabajar desde la casa, dar contención y cuidado a los niños que no pueden salir de la casa, etc. Creo que en esta pandemia, una vez más hemos demostrado una fuerza y tesón únicos. Asimismo, las mujeres son un grupo relevante para la reactivación económica en la industria. Cabe mencionar que hoy, casi 7.000 personas que trabajan en la industria son mujeres y muchas son los motores financieros de sus hogares. La pandemia ha sido una oportunidad para visibilizar la presencia y el rol de las mujeres en la acuicultura y ojalá así también lo vean otras industrias. La mujer debe ser protagonista de la reactivación económica.