Carolina Silva, psicóloga de PsicologíaChile.cl

​El abuso infantil en evidencia

|

Cartas al director OK


Sr. Director,


Hoy en día, en tiempos de confinamiento, el abuso infantil se ha vuelto un gran problema y preocupación para el común de las personas y ha quedado en evidencia tras los dichos del ministro de educación. No solo se trata de temas de maltrato físico punitivo, verbal o no verbal, sino también sexual.

De todos modos, lo anterior no quiere decir que el confinamiento sea una condición absoluta para que ocurran hechos de abuso sexual infantil. Sabemos que estas situaciones lamentablemente también ocurren en otros entornos donde se desenvuelven los niños, en los cuales tienen cercanía a personas que supuestamente eran de confianza para el niño o niña, como en el colegio, o en hogares de parientes fuera de su casa principal, por ejemplo.

En este contexto, el volver o no al colegio no implica necesariamente que los niños dejarán de ser víctimas de abuso sexual. Lamentablemente esta situación, a la que debemos estar alerta, puede ocurrir en cualquier lugar.

Lo interesante de esta discusión que se tomó la pauta, es que pone un tema tan relevante en la opinión colectiva y ante estos cuestionamientos, es básico y necesario que estemos atentos a los cambios que niños y niñas tienen cuando son víctimas de abuso sexual, para que los adultos sean agentes de protección de los más pequeños.

¿Dónde debe estar nuestro foco de atención? En indicadores físicos en distintas partes del cuerpo del niño o niña y/o de daño en zonas genitales. Por otra parte, indicadores comportamentales como conductas regresivas, conocimientos o conductas sexuales fuera de lo común, problemas de sueño, retraimiento y conductas autolesivas son claves para identificar a tiempo si nuestros niños están sufriendo algún tipo de abuso. Finalmente, iIndicadores escolares, como baja de notas repentina o problemas de concentración también son una clara señal.

Si bien estas conductas aparecen en otros trastornos de salud mental es importante que adultos protectores de los niños puedan tener una asesoría profesional para que puedan evaluarlo y dar un fin a esta situación de abuso sexual, que puede ser que haya ocurrido hace mucho tiempo, sea reciente, o bien, que sea permanente en el tiempo.

Aparecen varias preguntas en los padres cuando se dan cuenta del hecho ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué no se dio cuenta antes de que ocurría esta situación? Por ello es importante que el niño o niña y la familia cuenten con el apoyo profesional de tipo legal y psicológico, que brinde psicoeducación y tratamiento en la reparación del hecho, además de las denuncias legales correspondientes que se deben hacer, para salvaguardar al niño o niña y a otros que también pueden estar en riesgo de ser abusados por el mismo agresor.


Carolina Silva, psicóloga de PsicologíaChile.cl