Katherine Benz, Académica Escuela de Enfermería Universidad de Las Américas

​Alcohol gel adulterado

|

Cartas al director OK


Sr. Director,


Uno de los mejores aliados para prevenir el contagio de COVID-19 a nivel doméstico, es el uso de alcohol gel. Fue así, como su demanda aumentó tanto, que dejó en un primer momento, a farmacias y supermercados sin el producto. 

En ese escenario, el mercado informal respondió a la necesidad y la producción de alcohol gel se trasladó de laboratorios establecidos a lugares sin certificación. Debiendo, incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicar un protocolo de elaboración a pequeña escala.

Sin embargo, transcurridos estos meses de uso casi obligatorio, tanto en lugares públicos como privados, se hace necesario recordar que la aplicación de este producto sin la certificación sanitaria adecuada puede traer consigo una serie de riesgos para la salud, siendo uno de los más comunes las lesiones y alergias a la piel. Es importante saber, que dentro de sus componentes se encuentran sustancias abrasivas que en cantidades incorrectas pueden provocar daño cutáneo, como las fórmulas que contienen etanol (producto inflamable) y que ocasionan quemaduras en la piel.

También, la eficacia del producto puede verse afectada, puesto que la elaboración por parte de personas no profesionales, puede alterar los estándares de calidad y llevar a que no cumpla su función principal, que es eliminar virus y bacterias de nuestras manos.


Katherine Benz 

Académica Escuela de Enfermería Universidad de Las Américas