Anuncian disponibilidad en Chile de un nuevo medicamento que mejora sustancialmente el tratamiento de la psoriasis en placas moderada a grave

|

Psoriasis


Janssen, compañías farmacéuticas de Johnson & Johnson, anunció que guselkumab está disponible en Chile para el tratamiento de pacientes adultos con psoriasis en placas moderada a grave candidatos a terapia sistémica tras haber sido aprobada por el Instituto de Salud Pública (ISP) en octubre de 2019 . Guselkumab es la primera terapia biológica que bloquea selectivamente la interleuquina 23 (IL-23), el principal factor desencadenante de la respuesta inflamatoria de la psoriasis. 

En Chile, se estima que entre “2% y 3% de la población padece psoriasis, según proyecciones internacionales”, expresó el Dr. Fernando Valenzuela, dermatólogo de la Clínica Las Condes. Guselkumab está indicado para las variantes moderada y severa, que representan alrededor del 20% de los casos .

“Los estudios clínicos demostraron que este nuevo medicamento mejora significativamente la psoriasis en 8 de cada 10 pacientes, quienes han clarificado de forma completa o casi completa sus lesiones corporales, con resultados sostenidos en el tiempo” explicó el Dr. Gabriel Magariñosi, médico dermatólogo, consultor en Dermatología del Hospital Houssay de Vicente López, en Buenos Aires, Argentina. “Aunque hemos visto la disponibilidad de tratamientos cada vez más efectivos, esta nueva terapia ofrece una opción necesaria para las personas que viven con esta enfermedad crónica, por lo que tengo grandes expectativas sobre el impacto potencial que este último avance tendrá para los pacientes”.

En los últimos años, la psoriasis ha sido el foco de una intensa investigación que resultó en varios avances médicos. Sin embargo, no existe una cura para la enfermedad y su control efectivo y sostenido a largo plazo sigue siendo un desafío médico. Es por ello que Guselkumab representa un hito importante en el tratamiento de la psoriasis en placas moderada a grave, como lo demuestra el aclaramiento comprobado de la piel demostrado en la mayoría de los pacientes que reciben este tratamiento en la semana 16 y hasta la semana 2042,3.

“En los casos moderados a severos, los medicamentos biológicos ocupan un lugar muy relevante en el área terapéutica ya que han demostrado altos niveles de seguridad y eficacia. La dificultad que encontrábamos con muchas de las opciones terapéuticas que estaban disponibles hasta el momento era que los pacientes recaían luego de dos a tres años y tenían que pasar sistemáticamente de un biológico a otro. Hoy, tenemos una nueva alternativa que nos permite mantener el mismo tratamiento a largo plazo”, subrayó el Dr. Magariños.

Guselkumab es un tratamiento para la psoriasis auto-inyectable (una vez realizado el entrenamiento adecuado). El tratamiento requiere dos dosis iniciales: una al comienzo del tratamiento y otra tras cuatro semanas y, a partir de allí, una dosis de mantenimiento que se administra cada 8 semanas 4,5.

La aprobación del ISP se basa en un sólido conjunto de estudios clínicos de Fase III, que incluye los estudios VOYAGE 1 y 2, que comparan guselkumab con placebo y adalimumab. Los estudios evidenciaron altos niveles de aclaramiento de la piel después de solo 16 semanas, con una reducción de las lesiones en al menos el 90% y una puntuación en el Indice de Gravedad (PASI 90) del 73,3% y el 70,0% de los pacientes que recibieron guselkumab, en comparación con el 49,7% y el 46,8% en los pacientes que recibieron adalimumab, respectivamente (P <0,001) 3,4.

“Es una gran alegría que guselkumab esté disponible para pacientes que sufren de psoriasis moderada a severa en Chile”, expresó Lloyd Miller, Vicepresidente, MD, PhD., Líder del Área Enfermedades Inmunodermatológicas, Investigación y Desarrollo de Janssen. “Con 2% a 3% de la población afectada en Chile por esta enfermedad dolorosa que puede llegar a ser incapacitante, debemos continuar trabajando para ayudar a mejorar la vida de estos pacientes. Estamos orgullosos de presentar una nueva alternativa terapéutica innovadora que pueda responder a las continuas necesidades de las personas que viven con psoriasis.”


Acerca de la psoriasis


La psoriasis es una enfermedad crónica con periodos de brotes y de remisiones. No es contagiosa, es de origen autoinmune e inflamatoria, por lo que su impacto no se da sólo a nivel de la piel, sino también en otros órganos, incrementando el riesgo de artritis psoriásica, enfermedad cardiovascular, obesidad, depresión y algunos tipos de cáncer.

La forma más común de psoriasis es la psoriasis en placas, que generalmente da como resultado áreas de piel gruesa, roja o inflamada cubiertas con escamas plateadas que se conocen como placas . Dado que la enfermedad se caracteriza por un curso variable, aun cuando la presencia de placas tienda a desaparecer, el paciente suele seguir preocupado por temor a que las lesiones reaparezcan .

Se estima que “2% y 3% de la población chilena sufre psoriasis”, según el Dr. Valenzuela. La mayoría de las veces (8 de cada 10 casos) se manifiesta a través de la aparición de placas rojizas, blancas o plateadas, escamosas y engrosadas, que pican, duelen, se agrietan y a veces sangran , , . Las variantes moderada y severa se dan en alrededor de 1 en cada 5 pacientes22.

Janssen recibió la aprobación de la FDA de EE. UU. de guselkumab para el tratamiento de adultos con psoriasis en placas de moderada a grave que son candidatos para terapia sistémica o fototerapia en julio de 201717, mientras que en la Unión Europea fue en noviembre de 201716.

La psoriasis puede causar una gran carga física y psicológica. Un estudio que compara la psoriasis con otras afecciones prominentes encontró que su impacto mental y físico es similar al que se observa en el cáncer, las enfermedades cardíacas y la depresión17. La psoriasis también se asocia con varias comorbilidades, que incluyen artritis psoriásica, enfermedades cardiovasculares, depresión y síndrome metabólico, entre otras18 19. Además, muchas personas enfrentan exclusión social, discriminación y estigma debido a su enfermedad14.

“Es un error seguir hablando de que la psoriasis es una enfermedad de la piel, cuando ya existe un consenso absoluto de que es inflamatoria y de impacto sistémico. Por eso, es necesario estudiar al paciente con chequeos generales periódicos, requerir la evaluación de un médico reumatólogo para descartar artritis psoriásica, una condición que afecta a cerca de 3 de cada 10 pacientes con psoriasis y remarcar los beneficios de llevar un estilo de vida saludable”, agregó el Dr. César Lagodini, médico dermatólogo del Hospital de Clínicas ‘José de San Martín’, en Buenos Aires.