Guías de despacho en papel, la salida para materializar la ley de pago a 30 días en la agricultura

|

A1


A la espera de indicaciones del Ejecutivo se encuentran los integrantes de la Comisión de Economía que la próxima semana comenzarán a estudiar en particular el proyecto –iniciado en moción- que permite que los contribuyentes del sector agropecuario emitan guías de despacho en soporte de papel, todo en el marco de la ley de pago a 30 días.

La propuesta en segundo trámite, consta de un artículo único, de allí que los legisladores hayan aprobado la idea de legislar en su última sesión. Ese día también acordaron revisar una indicación que realizará el Ministerio de Economía, tras lo cual se sometería a votación para pasar el texto a Sala.

La premura responde a un problema práctico asociado a la entrada en vigencia de la ley de pago a 30 días. Hoy los distintos sectores productivos pueden emitir guías de compra y de despacho en papel y vía online, pero a partir de enero del 16 de 2020 solo se podrá hacer de forma electrónica.

Durante la discusión de la ley en vigencia se reconoció el inconveniente que tendría la emisión de facturas electrónicas, particularmente en el caso de la agricultura y la ganadería, considerando los lugares donde se desarrollan estas actividades, los que no siempre cuentan con WiFi y muchas veces los celulares que utilizan tanto los vendedores como los compradores, no poseen plan de datos o ni menos 4 G. Ese inconveniente fue recogido en el proyecto que establece que:

“En el caso del sector agropecuario las guías de despacho se podrán emitir, a elección del contribuyente, como documento electrónico o en papel”.


DISPONIBILIDAD DE INTERNET


El ministro de Economía, Lucas Palacios explicó que la falta de internet es el gran problema que está detrás de esta propuesta. “No se pueden emitir guías si no hay red. Además existe otro problema práctico. La guía que se emite antes de efectuarse la compra no es la misma que sale dado que existen pérdidas de volumen o problemas de transporte que encarecen o rebajan los precios acordados. Todo ello requiere hacer ajustes en el documento”, relató.

“Hemos pensado como Ejecutivo presentar acá una indicación que aplace la entrada en vigencia de este requisito en 6 meses (junio de 2020) y se amplíe a otros sectores productivos (no se acote a la agricultura y la pesca artesanal).

En cuanto a la ley de pago a 30 días, la autoridad reconoció que “surgió la idea de eliminar el registro de contratos o modificarlo, lo que no nos parece. Hay muchas empresas que por su diferencia de rentabilidad se ven perjudicadas. Por ejemplo, hay empresas pequeñas que viven de las grandes y viceversa. Queremos evitar que se produzcan abusos dada la posición dominante”.

Al respecto, la Comisión acordó acotar el contenido del proyecto, de manera de ver los temas de la ley que han sido difíciles de materializar, dejarlos para una ley corta a trabajar. Lo mismo en cuanto a ampliar a otros sectores productivos la posibilidad de emitir guías en papel.

Respecto a la disponibilidad de WiFi, los congresistas debatieron respecto a la idea del Ejecutivo de hacer responsable del Servicio de Impuestos Internos (SII) de emitir una vez al año una circular que determine las zonas no iluminadas (sin conexión online), considerando que ese es rol del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.

Al respecto, el presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno, José Antonio Alcázar, recordó que de acuerdo a un documento emitido por la Subsecretaría de Telecomunicaciones, existían al 2017, 901 lugares no iluminados, es decir, donde la telefonía y el uso de internet era deficiente. “Además una encuesta rural de conectividad de la provincia de Osorno, realizada recientemente, nos indicó que solo un 6% de los agricultores tiene un buen servicio de voz y red de datos, mientras que más de la mitad de ellos no cuenta con ambos servicios”, explicó.

Haciendo eco de lo anterior, el presidente de la Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco, Roberto Heise describió las características del sector agrícola y su capacidad tecnológica. “Estamos hablando de pequeñas y medianas empresas, la mayoría familiares, cuyo dueño es el gerente de la empresa y muchos de ellos tienen baja tasa de alfabetización digital. Estamos hablando de celulares con teclas. Una cosa es hablar por teléfono y otro es tener un equipo que funcione con internet. Las localidades donde se hacen las transacciones, normalmente son alejadas de las urbes, en zonas precordilleranas donde no llega la señal 4G, entonces es inviable hablar de guías electrónicas”, hizo ver. (www.senado.cl)