¿Cajerazos? Digámosle adiós gracias a la tecnología

|

Samuel Ramirez (Hikvision)


¿Qué les deparará a los cajeros automáticos del futuro? Esa es una gran pregunta que todos nos deberíamos formular dada la era de la revolución tecnológica y del constante cambio. En la época de los smartphones, la banca digital y varios elementos que funcionan contactless, pareciera ser que esta máquina dispensadora de billetes -la cual lleva más de 50 años operando- podría quedar en el olvido.

Sin ir más lejos, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif) manifestó que el número de los cajeros automáticos ha ido a la baja -llegando a las 7.468 unidades a finales de 2018 versus las 7.976 que existían en 2015-, debido al incumplimiento en un 100% del decreto 222, el cual regula las medidas mínimas de seguridad que se deben aplicar a la instalación y operación de los contenedores de dinero.

Ahora bien, dentro de uno de los puntos de incumplimiento se situaba: “establecer medidas de seguridad que se ajusten a nuevos y más altos estándares para prevenir y combatir la acción delictual” y, es aquí donde quizás la tecnología podría surgir como un gran aliado para evitar la disminución de los contenedores de dinero, ya que queramos o no, son nuestro mejor amigo al momento de salir de la ciudad o bien desenvolvernos en otro país.

Haciendo hincapié estrictamente en las “soluciones” que podrían hacer permanecer a los cajeros en el tiempo, el Deep Learning surge como una gran carta, sobre todo al momento de enfrentar a los ingeniosos delincuentes quienes día a día van encontrando métodos inimaginables para acechar el dinero de los más despistados.

Con esta tecnología, que se integraría dentro del sistema de seguridad, se podría detectar cualquier anormalidad que suceda. Por ejemplo, si llega a existir otra cara dentro del cuadro de imagen -alguien mirando sobre el hombro de la persona que se encuentra sacando el dinero- o bien, la persona lleva una máscara, se activaría automáticamente una alerta del sistema de seguridad para que así el usuario pueda evitar posibles fraudes.

Esta tecnología, que además nos ayudaría a reconocer si el teclado numérico se encuentra cubierto con alguna placa que pueda robar los códigos PIN, o si se instalan lectores de tarjetas falsos para así robar el dinero de los usuarios, podría ayudarnos perfectamente a que el monitoreo de seguridad y la reacción frente a distintos escenarios sea rápido, ágil y a tiempo.

Con este punto de partida podríamos gozar de una gran seguridad al momento de sacar nuestro dinero en momentos de alto flujo como Fiestas Patrias, Navidad o Año Nuevo y, sin ir más lejos evitar los “cajerazos” que a menudo, como involucran a usuarios, éstos terminan con lesiones o traumas post ataques. 


Samuel Ramírez 

Business Development Director 

Hikvision Chile