Marisabel Guerra, PR and Communications Specialist en LG Electronics Chile

Automatización y mecanización de los servicios

|

Cartas al director OKCuando la domótica llegó a los hogares generó una verdadera revolución, cambiando la forma en cómo la sociedad veía la automatización de las cosas. Ahora, sólo un par de años más tarde, esta tecnología es de uso diario en muchos hogares, por lo que queda preguntarse ¿Cuál es el siguiente paso? La respuesta es simple, la automatización de los servicios.

Si bien la mecanización de los servicios no es algo nuevo, en Chile la implementación de la Inteligencia Artificial aún está en pañales, si se lo compara con otros países del mundo, donde esta tecnología ya se encuentra en los servicios públicos como una forma de apoyo al trabajo humano. La digitalización de los procesos productivos, maquinarias, robotización y el Internet de las Cosas son algunos ejemplos de cómo diferentes operaciones automatizadas pueden ser un beneficio para todos y un combinado poderoso cuando une a la mente humana.

Para mejorar en este ámbito, se pueden mirar casos de éxito en el extranjero, como es el Aeropuerto Internacional de Incheon en Corea del Sur, el cual cuenta con robots en sus pasillos que entregan información a los pasajeros sobre vuelos, horarios e incluso el tiempo; ahorrado tiempo -tanto para los viajeros como para los operarios del aeropuerto-. Estos androides no llegaron al mundo a reemplazar a los trabajadores, sino que fueron diseñados para que sean un real apoyo y alivianar la carga laboral, porque estos robots suplen las funciones más pesadas, como son los horarios nocturnos por ejemplo.

Pensar en implementar la robotización en los servicios públicos parece ser algo que está a años luz, y algo cierto tiene esta afirmación, ya que en nuestro país, hace poco los servicios se empezaron a digitalizar. Es por eso que soñar con que un androide te reciba cuando quieras hacer un trámite, es casi pensar en una película de ciencia ficción, cuando países como Corea del Sur ya viven esa realidad.

Pero eso no impide que se pueda pensar en todos aquellos trámites que serían más eficientes si existiera un androide que facilitara su ejecución, siempre pensando en aquellos trabajos que son estándares, los cuales no varían en el tiempo, ya que utilizan el mismo proceso. Por ejemplo, la solicitud de la cédula de identidad en nuestro país podría ser un trámite expedito si se automatizara.

Ahora, respecto al punto anterior, no hay que ver la automatización de los servicios como una amenaza que viene a suplantar la mano de obra, sino más bien como una mano que llega a hacer los servicios más eficientes con tecnología que aporta con soluciones positivas. En la mecanización de los procesos y servicios -todos los que se pueda y deba hacer- está la clave del éxito.


Marisabel Guerra 

PR and Communications Specialist en LG Electronics Chile