Alza de las cuentas de la luz: ¿por qué deberemos pagar más si el precio de la generación bajó?

|


Electricidad

Preocupados se encuentran los integrantes de la Comisión de Minería y Energía, tras conocerse la noticia del alza que experimentarán las cuentas de la electricidad un 10,5% en mayo y un 8% en julio. Para ello invitaron al secretario ejecutivo del Comité Nacional de Energía (CNE), José Miguel Venegas para conocer detalles de este incremento.

En la última sesión, los legisladores acordaron que la próxima semana, pondrán en tabla el proyecto que modifica la Ley General de Servicios Eléctricos con el objeto de fortalecer la transparencia en la distribución de energía (Boletín N° 12548-08) El sentido es regular los intereses de estas empresas, lo que sería un primer paso para normalizar este mercado.


Alza: generadoras, licitaciones a 5 años y dólar


Esto porque los congresistas se enteraron que la mayor parte del alza responde a los costos de las firmas generadoras de electricidad. Venegas declaró que “las tarifas se descomponen en los tres factores (generación, trasmisión y distribución), pero el incremento de los costos que experimentaremos se debe a la generación, debido a que se lleva el peso de los costos del sector. Un 70% de la cuenta mensual que pagamos corresponde a esta componente”.

“La transmisión y la distribución son monopolios naturales cuyos precios se regulan simulando una competencia en base a una empresa modelo costo eficiente. En cambio, la generación es un mercado competitivo sometido a regulación de precios. Distintas empresas generadoras, con distintas tecnologías, pueden competir para abastecer de energía y potencia a los clientes. Éstos se dividen en clientes regulados (los consumidores residenciales a quienes se les imponen las tarifas) y los libres (empresas e instituciones que consumen sobre 200 kilowatts/hora de potencia, los que negocian directamente con las generadoras los precios de la electricidad)”, explicó.

Aclaró también que “los precios de la generación son fruto de los procesos de licitación. Partieron en los 53 dólares mega watt/hora en el 2006, pero a partir del 2014 hubo un cambio estructural que respondió a la inversión de las empresas verdes, aquellas que usan las Energías Renovables No Convencionales (ERNC). A partir del 2016, el 50% de las centrales en construcción corresponde a estas fuentes”.

“A partir de esa fecha, bajaron los precios de licitación, por ejemplo el 2014 el precio era 108 dólares, mientras que el 2016 se ubicó en 48 dólares y el 2017 en 33 dólares. Ahora hay más oferentes por la incursión de las ERNC, lo que abarata costos. Las licitaciones se hacen cada 5 años, por lo que sus efectos se reflejan 5 años a futuro”, mencionó aclarando que “los costos que hoy vemos corresponden a los efectos de la licitación del 2014, los promedios de esos contratos cuando el costo promedio era 100 dólares”, hizo ver Venegas.

Continuó precisando que “las últimas licitaciones de suministros han sido adjudicadas a precios inferiores, estos precios no entrarán en vigencia sino hasta el año 2021 y, con mayor notoriedad, el año 2024”.

En términos generales, Venegas aclaró por qué se responsabiliza al precio del dólar del alza. “El alza tiene que ver en cómo se llevan los precios de las licitaciones a los consumidores finales. Las licitaciones hablan de precio en dólares, por lo que hay que pasarlos a peso. Existe siempre la incertidumbre respecto al tipo de cambio, ahí surge el precio del nudo que rige por 6 meses, a partir de lo cual se realizan las actualizaciones. Hace 5 años el alza que experimentó el dólar fue mucho más alta que periodos anteriores, por ahí se explica lo que ocurre”, mencionó.

Manifestó que “los resultados de estas licitaciones entran en vigencia de manera diferida, con el fin de fomentar el desarrollo de nuevos proyectos y asegurar el abastecimiento de los clientes. El traspaso de los precios de las licitaciones (PNLP) al cliente final se realiza a través de un proceso complejo en donde se deben promediar los PNLP vigentes”.


Mociones 


Tras la exposición, el presidente de la instancia, el senador Álvaro Elizalde comentó que “hemos hecho ver la necesidad de iniciar un debate para hacer todas las modificaciones legales para asegurar una baja en las boletas. Sabemos que los precios de la generación han bajado, pero esto se va a traducir en una rebaja en la próxima década, y los hogares vulnerables y de case media no pueden seguir esperando”.

En este escenario, el congresista anunció que en la próxima sesión votarán en general el proyecto que modifica la Ley General de Servicios Eléctricos con el objeto de fortalecer la transparencia en la distribución de energía. Esta norma refundió tres mociones que apuntan tanto a rebajar las ganancias de las empresas distribuidoras de electricidad, como a terminar las asimetrías de información (entre las firmas y los consumidores).

“Que bajen los costos de generación y a la vez suban las cuentas, es una contradicción, más allá de la explicación técnica que se ha dado. Esto da cuenta de que la institucionalidad que regula esta materia, no está protegiendo los derechos de los clientes finales”, puntualizó.

Por su parte, el senador Rafael Prohens reconoció que “es poco lo que se pude hacer. Las licitaciones que se hacen hoy influyen muchos años después y por eso se ven afectados los clientes regulados. Hemos planteado muchas veces que se apunte a mejorar la competitividad de manera que los consumidores sean los grandes beneficiados”.

El legislador también expresó que “también resulta importante exigir que los proyectos de generación que se comprometen en las licitaciones, se concreten. Ellos salen a comprar energía sin las inversiones comprometidas”. (www.senado.cl)