​Salud mental: Nuevo año, nuevos desafíos

|

Jorge Fuentes

Comienza la época estival y en muchas empresas se termina de ajustar los reemplazos y la distribución de tareas en los distintos equipos de trabajo producto del inicio de las vacaciones de muchos de sus colaboradores. Y es que una pausa anual en el trabajo es una necesidad para las personas y para las empresas que apuestan por el bienestar.

La OMS es clara, “el estrés laboral afecta negativamente a la salud psicológica, y física de los trabajadores y a deficiencia de las entidades para las que trabajan”, por lo que las vacaciones no sólo traen beneficios a quienes se toman un descanso, sino también a las organizaciones que requieren mantener la creatividad y la productividad a niveles competentes para un funcionamiento óptimo.

En tiempos donde la hiper conectividad ha desdibujado los límites del trabajo, se hace necesario que las empresas generen estrategias que no sólo aseguren la desconexión total de sus trabajadores durante sus vacaciones para que puedan descansar correctamente y puedan regresar más equilibrados, sino que también mecanismos constantes para abordar los niveles de estrés que las presiones diarias puedan ir generando en el corto plazo, pues una compañía que no tiene en cuenta la salud de sus trabajadores, simplemente se verá afectada, de manera proporcional, generando pérdidas significativas y no solo a nivel material.

Así como se busca la planificación en los equipos de trabajo para generar- de manera ordenada- un quiebre en la rutina laboral, hoy las organizaciones deben estipular con tiempo acciones anuales que puedan ir tomando el pulso a la salud mental de quienes la componen y entregar herramientas que permitan una buena administración de las emociones.

Los tiempos han cambiado y las personas ya no sólo buscan en un lugar de trabajo una remuneración acorde a sus funciones, un buen clima laboral y la posibilidad del desarrollo de carrera, sino que, incluso antes que estas dos últimas, está la flexibilidad con sistemas como el Flexible Paid Time Off (FLEX PTO)- usado por grandes compañías- y la preocupación por el bienestar de quienes componen la organización.

Parte un nuevo año y con ello la posibilidad de hacer cambios, de ponerse nuevos desafíos y trabajar en conjunto-empleados y empleadores- por generar empresas saludables y productivas que hagan frente al reto de la salud mental de la población, centradas en el bienestar de cada uno de sus integrantes y capaces de desarrollarse y crecer sanamente.

Las grandes empresas deben ocuparse de manera sistemática de la salud mental de sus colaboradores generando propuestas atractivas y efectivas para sostener su bienestar. Así, la psicología organizacional junto a otras corrientes menos ortodoxas -aunque no menos efectivas -crean contextos en donde la meditación, relajación, respiración, el yoga y las medicinas complementarias consideran al ser humano de manera integral y holísticas. incluso energéticas y espirituales- siendo un eslabón de sostenimiento de la productividad y los nuevos desafíos de la vida laboral en pandemia.

Es cada vez más habitual observar como los grandes coach y asesores empresariales a nivel mundial, como el caso de Tony Robins, incorporan en sus multitudinarios entrenamientos, la meditación, y pranic healing ( sanación pránica) una medicina complementaria energética que, incluso en Chile, cuenta con miles de adherentes.

Sin duda las organizaciones empresariales que se mantienen son las que se flexibilizan frente a las exigencias internas y externas. Hoy las condiciones nos hacen un fuerte llamado a ocuparnos de las personas, en donde las empresas paulatinamente se conviertan en un mundo en donde cada integrante quiera permanecer.


Jorge Fuentes, 

Psicólogo y Director de Pranavida