​FNE publicó su Cuenta Pública Participativa 2020

|

A1


La Fiscalía Nacional Económica (FNE) dio a conocer ayer su Cuenta Pública Participativa 2020, que detalla las acciones ejecutadas y los resultados obtenidos por la institución durante el año pasado y el primer trimestre de este año.

En su discurso, el Fiscal Nacional Económico, Ricardo Riesco, destacó que este período ha sido muy desafiante para la FNE, dado el contexto nacional, marcado por las secuelas del estallido social, los efectos de la pandemia de Covid-19 y la intensa agenda electoral.

Pese a ello, dijo, la FNE ha seguido cumpliendo con sus funciones e, incluso, durante los últimos quince meses ha registrado algunos números y actuaciones inéditas en su historia. Entre ellas, se cuenta el haber logrado el mayor monto recaudado por concepto de multas: US$ 110 millones, superando en este período a las multas aplicadas durante toda la década anterior.

Asimismo, fue un año récord en cuanto a la cantidad de acuerdos extrajudiciales aprobados y en informes entregados al TDLC. También, la FNE presentó siete requerimientos, en dos de los cuales fueron requeridas personas naturales, además de empresas.

El Fiscal destacó igualmente que en 2020 fueron presentados los primeros requerimientos por no cumplir con el deber de notificar participaciones en competidores, por entregar información falsa y por incumplir con medidas de mitigación definidas en el marco de operaciones de concentración.

Al mismo tiempo, por primera vez la FNE analizó una operación de concentración horizontal entre plataformas digitales y aplicó el análisis de empresa en crisis en una investigación.

Del mismo modo, el año pasado la FNE solicitó al TDLC que aplique la mayor multa en la historia en un requerimiento por vulnerar la libre competencia: US$ 24 millones en un caso de abuso de posición dominante.

Según el Fiscal, esta variedad de acciones muestra que la FNE no sólo está abarcando casos de carteles, aunque precisó que éstos continúan siendo un foco de trabajo central para la institución, como lo demuestra la creación de la Unidad de Inteligencia, dependiente de la División Anti-Carteles, el año pasado.

“Esta diversidad de temas en los que hemos actuado es una muestra que la Fiscalía amplía su mirada y se despliega para actuar más allá de los carteles. Esto va en línea con la tendencia de las principales agencias de competencia del mundo, especialmente en los mercados digitales que, también en nuestro país, han adquirido una creciente relevancia”, aseguró.


Desafíos

En la Cuenta Pública, el Fiscal mencionó algunos de los principales desafíos que enfrenta la FNE. Uno de ellos es mantener la esencia de la Fiscalía en el cambiante contexto nacional, que tiene entre sus eventos centrales el proceso constitucional.

En este sentido, afirmó que la FNE aportará en todo lo que signifique fortalecer la libre competencia en Chile y manifestó que si “la Convención Constituyente decidiera incluir a la libre competencia en el nuevo texto constitucional, creemos que debe incorporarse como un concepto de textura abierta, sin definiciones o adjetivos, cuyo contenido concreto y específico pueda ser interpretado y aplicado, en su debido tiempo y para cada caso en particular, ya sea por el legislador o por las autoridades de libre competencia”.

Agregó que si lo que se desea es incorporar institucionalidad de libre competencia en el nuevo texto constitucional, “se debe preservar a toda costa, a como dé lugar, las dos características esenciales de las cuales depende su efectividad: la independencia y el carácter técnico de las autoridades de competencia”.

Otros de los desafíos mencionados por Riesco son continuar fortaleciendo los análisis sustantivos de libre competencia, seguir ampliando el alcance de las distintas áreas de acción de la Fiscalía y seguir modernizando la institución.