​Universidad de Cambridge y Cambridge Business Association se une a Mujeres Empresarias para capacitar a mujeres en alta dirección

|

A1

Para ser un buen líder los requisitos son los mismos para hombres y mujeres: tener visión de futuro, pasión, honestidad, valentía, sabiduría, generosidad, ser confiable. Pero de alguna manera, incluso superando a los hombres en esos puntos, a las mujeres les cuesta más lograr que ese liderazgo se traduzca en puestos directivos importantes. Por este motivo, y desde hace 20 años, Mujeres Empresarias ha liderado acciones para la incorporación de la mujer al mercado laboral, a través de programas de formación. Para lograr este objetivo, se firmó una alianza estratégica con Cambridge Business Association y la Universidad de Cambridge para complementar con más herramientas, casos e intercambios los programas de Alta Dirección Board of Women BOW I y BOW II con certificación internacional.

Carolina Eterovic, directora ejecutiva de Mujeres Empresarias sostiene que esta certificación de estándar internacional, contribuirá a la creación de un ecosistema de talentos femeninos en el desarrollo de las empresas. “La gran brecha que existe entre la cantidad de mujeres y su participación en puestos de alta dirección -sólo un 9,4% en los directorios de las empresas IPSA en Chile- es muchas veces responsabilidad de las compañías, que no siempre tienen la información ni la manera de medir para resolver esa problemática, como hacer diagnósticos sobre sus niveles de participación femenina en toda la organización y exigir presencia de mujeres a la hora de contratar. Comunicar apropiadamente las propias fortalezas puede ayudar a superar los obstáculos que deben sortear muchas mujeres con talento en la alta dirección “.

Carolina Eterovic agrega que “aunque es cierto que se ha avanzado mucho en la materia, aún existe una gran brecha entre hombres y mujeres en los puestos de toma de decisiones en las empresas a nivel de alta dirección y directorios. Esto se debe a varios factores, desde la formación de mujeres en la alta dirección hasta la apertura de las empresas a apostar por talento femenino para puestos estratégicos“.

El programa BOW de Mujeres Empresarias se compone de dos niveles y desde 2010 ha estado año a año preparando a mujeres ejecutivas con alto potencial en habilidades directivas para desenvolverse de manera exitosa en la alta dirección de las empresas, todo con el fin de mejorar la inserción de la mujer en el entorno empresarial y fomentar sus redes. “Estamos comprometidas a fomentar la participación femenina en alta dirección preparándolas a través de nuestro programa para que puedan asumir los desafíos de los gobiernos corporativos y desarrollar competencias y habilidades para ser una directora profesional”, dice Carolina Eterovic.


Escenario actual

Carolina Eterovic analiza que el mundo y Chile han cambiado. “Hoy nos enfrentamos a un retroceso, por efectos de la pandemia de más de una década en los niveles de participación laboral de la mujer a nivel Latinoamericano. Chile ha sido uno de los países más afectados, con una tasa de un 46%, seis puntos porcentuales más bajo que el 2019. Es por esto, que hoy más que nunca se transforma en una necesidad pública y privada mejorar aspectos como la falta de políticas y acciones con perspectiva de género y la coordinación de políticas dirigidas a la promoción de las mujeres en el mundo empresarial, junto con mejorar la formación tanto en el ámbito financiero y comercial como en las competencias del negocio“.

En esta misma línea, Carolina Altschwager, egresada del programa BOW de Mujeres Empresarias manifiesta que “hay algo de responsabilidad en las mismas mujeres. Esto porque nos falta perspectiva a largo plazo acerca de las propias fortalezas laborales; es decir, hay que pensar no sólo en las competencias personales, sino también en cómo eso es visto desde afuera, y el promocionarse de una determinada forma puede hacer que ese talento no pase desapercibido.”

La nueva versión del BOW I, y el debut de la nueva alianza, se inicia este 24 de septiembre 2021, cuyo objetivo general es formar habilidades directivas en mujeres profesionales con alto potencial.