Cuenta Pública 2019

|

Guillermo Araya


Opinaremos principalmente de los temas relacionados con el ámbito económico y empresarial de la Cuenta Pública, a pesar que actualmente temas como medio ambiente o educación tienen relación con la sustentabilidad de nuestra economía y/o crecimiento futuro.

Primero que todo, el Gobierno reconoció un escenario “más difícil” ajustando la proyección de crecimiento para este año 2019, desde un 3,5% estimado en abril a un rango entre 3,0% a 3,5% en la Cuenta Pública. Desde la perspectiva del Gobierno, lo anterior se explica por un escenario externo más difícil debido a la guerra comercial entre EE.UU., y China, estancamiento en Brasil, además de la recesión que afecta a Argentina y en lo interno las dificultades en la aprobación de las reformas del Gobierno.

Como el escenario externo no depende de lo que se haga o deje de hacer en Chile, los esfuerzos deben concentrarse en sacar adelante las reformas del Gobierno u otras medidas reactivadoras. Sin embargo, lamentablemente ya se produjo un traspié en lo que se refiere a la Reforma Previsional, pues mientras los Ministros del actual Gobierno habían llegado a un acuerdo con un partido importante de la oposición respecto a que el 4% adicional de aporte empresarial sea administrado por un ente estatal, el Presidente en la Cuenta Pública dejó entrever que dicho porcentaje podría ser administrado por distintas instituciones, entre ellas las AFPs. Por cierto, la gestión de las AFPs u otros administradores financieros puede ser muy eficiente en el manejo de estos recursos, pero, en momentos en que ha costado tanto sacar adelante las Reformas, no nos parece positiva esta contradicción que indiscutiblemente pone un obstáculo que podría dificultar el sacar adelante las otras reformas de la actual administración, tales como la laboral y la tributaria.

Respecto de las medidas anunciadas por el Gobierno, el Ministro de Hacienda señaló que el costo de las medidas anunciadas en la Cuenta Pública, alcanza los US$12.200 millones para este año 2019 y un total de US$65.600 millones para el período 2018-2022.

En cuanto a Obras Públicas, nos parece que dar el visto bueno a proyectos que están en carpeta por años es lejos la mejor medida que se pueda tomar dentro de los anuncios de la Cuenta Pública, pues no hay discusión alguna respecto al efecto multiplicador que tiene en la economía, la inversión en construcción. No sólo se aumenta el consumo en mano de obra y materiales, sino que en la medida que los proyectos ayuden a mejorar el transporte de carga y personas, se produce un desplazamiento de la curva de crecimiento de la economía. Es decir, más que un gasto fiscal es una inversión fiscal.

Al respecto, destacar las dos iniciativas respecto a líneas de trenes que unirían Santiago con la V Región.


I) El Tren Valparaíso Santiago (TVS) que demandaría una inversión de us$2.400 millones, que llegaría desde Santiago a los puertos de San Antonio y Valparaíso, o

II) “Conexión Ferroviaria Santiago-V Región” que considera un tren de carga y pasajeros desde Santiago a Valparaíso (No a San Antonio), con un costo de US$2.000 millones.


Sin embargo, estos proyectos están siendo analizados por el Consejo de Concesiones del MOP, por lo tanto, estaríamos sólo en la etapa de anuncio. Lo mismo respecto a trenes suburbanos, que se encuentran en etapa de estudios.

En cuanto al servicio de transporte hacia el aeropuerto Arturo Merino Benítez, el Presidente afirmó en la Cuenta Pública que se trataría de un tren, sin embargo, en el Ministerio de Obras Públicas aún se evalúa dicha posibilidad o la extensión de la Línea 7 del Metro.

Los anuncios en obras públicas nos parecen muy positivos, lo mismo que la disposición a llevarlos a cabo, sin embargo, al revisar la información, vemos que todavía se encuentran en etapa de estudio y por lo tanto, siendo muy optimistas, ojalá este año se llame a licitación para que el inicio de obras se materialice lo antes posible.

Sólo en la medida que se ponga el acelerador a fondo para licitar prontamente las obras mencionadas en la Cuenta Pública, veremos un cambio significativo en las expectativas de crecimiento, por lo menos para los años 2020 y 2021 para depender dos tercios de lo que se hace internamente, mientras que en este 2019 estimamos que dependemos dos tercios de como evolucione la guerra comercial y la economía de nuestros vecinos, donde destacan Argentina y Brasil.

Además, el Gobierno tiene el desafío de sacar adelante sus Reformas, pero debe recomponer las confianzas y aceptar que siendo minoría en el Congreso, debe tener muy claro hasta donde puede negociar para materializar algún grado de avance en las reformas, en vez de no avanzar en absoluto.

Estimamos que la Cuenta Pública más que el anuncio oficial del inicio de nuevos proyectos o reformas, les planteó un desafío a los Ministros para sacar adelante la agenda propuesta por el Presidente.

Finalmente, en el caso que el Presidente y los Ministros sean capaces de cumplir con las metas propuestas, tendremos efectivamente un cambio en las expectativas, más allá de lo que suceda en el entorno internacional, que poco está ayudando en estos momentos.


Guillermo Araya, 

Gerente de Estudios de Renta4 Chile.