Feller Rate sube la clasificación de la solvencia de C.C.A.F. La Araucana

|


La Araucana

Feller Rate subió a “BB+” las clasificaciones de la solvencia y de las líneas de bonos de C.C.A.F. La Araucana, y a “BB+/Nivel 4” la de sus efectos de comercio. Al mismo tiempo, confirmó las perspectivas en “Positivas”.

El alza de la clasificación de la solvencia de Caja La Araucana considera el continuo fortalecimiento de sus resultados, sobre la base de las mejoras observadas en su eficiencia operacional y calidad de cartera. El cambio de clasificación incorpora, además, la recuperación de su patrimonio e índice de solvencia.

La entidad también ha logrado sostener una posición relevante en la industria de cajas de compensación y de oferentes de créditos de consumo no bancarios, en un contexto de reformulación de su estructura organizacional y de su modelo de ventas, así como de cambios normativos y competitivos en su ámbito de negocios.

La Araucana mantiene su foco en la entrega de créditos sociales de consumo y beneficios para sus afiliados trabajadores y pensionados, especialmente del segmento socioeconómico medio-bajo. Su actividad se beneficia de las características de los créditos sociales, que se rigen por las normas de pago y cobro de las cotizaciones previsionales, las que garantizan la preferencia en el pago. Además, la recaudación es a través del descuento directo de la remuneración o pensión del deudor.

A diciembre de 2018, la cartera de colocaciones de consumo de la institución alcanzaba a $363.398 millones en términos brutos, en rangos similares al año anterior, explicado por una demanda por préstamos de consumo más contenida y por cambios en el límite de descuento para el pago de los créditos para trabajadores de empresas públicas que se rigen por el Estatuto Administrativo. A esa fecha, la entidad mantenía la segunda posición en el total de afiliados a la industria de cajas de compensación, con una base de algo más de 1.300.000 suscritos (18,7% del sistema), lo que entrega potencial para retomar el crecimiento de la cartera de créditos en un contexto de mora controlada y buenos niveles de liquidez.

Los resultados de última línea de la entidad revelan un comportamiento favorable, en línea con una disminución de los gastos de apoyo (ante el cierre de empresas filiales que significaban una importante carga operativa) y con el control de costos en la organización. A esto se agrega la reducción del gasto por provisiones, dado el mejorado comportamiento de la cartera de créditos, especialmente de la mora más larga, debido a los cambios en el modelo de admisión y cobranza.

A diciembre de 2018, el resultado antes de impuesto alcanzó $12.887 millones, con una rentabilidad sobre activos totales promedio de 2,5% (0,6% en 2017). Por su parte, el indicador de mora mayor a 90 días era de 9,1%, con una cobertura de provisiones de 0,7 veces.

El fondo social y patrimonio de la entidad se recuperan paulatinamente junto con las utilidades, lo que se refleja en un índice de solvencia levemente creciente y en rangos holgados con respecto al límite regulatorio (23,9%). Sin embargo, aún persiste un nivel de deuda comparativamente más alto que el de los pares (índice de 4,9 veces al medir los pasivos exigibles sobre fondo social a diciembre de 2018), que debería ir disminuyendo junto con la amortización de las obligaciones y generación de utilidades.

Para 2019, la entidad espera incrementar su volumen de colocaciones, sobre la base de su amplia base de afiliados, para los que complementa su oferta de créditos con otros servicios bajo un modelo de alianzas comerciales. La Araucana mantiene recursos líquidos producto de la venta de activos prescindibles, lo que, sumado a un buen volumen de recaudación mensual, permitirá expandir su actividad.

La entidad se encuentra en la Segunda Fase del Acuerdo de Reorganización Judical (ARJ), el que en 2016 permitió la reestructuración de más de $420.000 millones de pasivos financieros, los que incluían deuda bancaria, con tenedores de bonos y, en menor grado, con la Corfo.

A diciembre de 2018, la deuda financiera de La Araucana bajo el ARJ alcanzaba a cerca de $360.000 millones, con vencimiento en 2024. Mientras esté bajo el Acuerdo, la entidad tiene restricciones para adquirir nuevos recursos en el mercado para financiar su actividad.

A diciembre de 2018, la deuda financiera de La Araucana bajo el ARJ alcanzaba a cerca de $360.000 millones, con vencimiento en 2024. Mientras esté bajo el Acuerdo, la entidad tiene restricciones para adquirir nuevos recursos en el mercado para financiar su actividad.


Perspectivas: positivas


Las perspectivas de la clasificación se mantienen en “Positivas”. Feller Rate espera que la entidad continúe disminuyendo su nivel de endeudamiento y mantenga consistentemente niveles de retornos sobre activos en rangos del 2%, que le permitan continuar fortaleciendo su fondo social y desarrollando su actividad.