Se confirma política monetaria más expansiva: ¿habrá alza de tasas a fin de año?

|


Inflaciu00f3n

Tal como lo consigna el Departamento de Estudios de Banchile Inversiones, “en su reunión de marzo, de manera unánime y totalmente en línea con el mercado y nuestra visión, el Banco Central mantuvo la tasa de política monetaria en 3%.” En el comunicado se destacó la alusión a la baja en la inflación, entre los factores se considera el cambio metodológico, pero se reconoce también que las "holguras son mayores" a lo estimado previamente.

Desde la entidad privada indican que como consecuencia de lo anterior, y del deterioro en el escenario internacional, el comunicado realizó un cambio de sesgo en el manejo de la política monetaria, indicando que se requiere mantener el estímulo monetario por un mayor tiempo.

“Tal como lo mencionamos en nuestro reporte previo al IPoM del primer trimestre de 2019 (que el ente emisor presenta esta mañana), esta mantención sería una pausa prolongada y no el término del ciclo de ajuste, ya que la TPM aún se encuentra en terreno expansivo.”

De esta manera, “creemos que el Central retomará las alzas de TPM sólo una vez que existan señales más convincentes de recuperación en el mercado laboral y una vez que se disipen ciertos riesgos externos. Sin embargo, no descartamos una mantención para el resto del año en caso que se profundice la desaceleración local y/o se deteriore aún más el escenario externo.”


Perspectiva


En este contexto, y tras evaluar los alcances del IPoM que presentó el presidente del ente emisor, Mario Marcel, ante el Senado esta mañana, Banchile Inversiones acota que " el nuevo escenario base apunta, a lo más, a un alza de tasa en 2019, movimiento que ocurriría hacia fin de año."

Con respecto al informe de diciembre, apuntó, se ajustó el crecimiento global a la baja para el presente bienio a 3,3% y 3,2%, desde 3,5% y 3,3%, respectivamente, destacando el sesgo más expansivo en los principales bancos centrales del mundo. Entre ellos, destaca el cambio significativo en el escenario planteado de la Fed, entidad que no volvería a subir la tasa de los fondos federales en el transcurso del año.

En el plano local, añade, "aún no se ven señales robustas de recuperación en el mercado laboral, el consumo se ha desacelerado y la confianza del consumidor persiste en terreno negativo. Desde la perspectiva de la oferta, se suma la baja en la actividad minera en el primer trimestre."

A raíz de lo anterior, el Banco Central ajustó en 25 pb a la baja el rango de crecimiento para 2019 a 3,0% – 4,0%, mismo valor para 2020—ajuste al alza en ese caso. Esta vez se volvieron a subrayar las positivas perspectivas para la inversión que crecería algo por sobre 6% este año.

"La evolución del escenario económico, en definitiva, indica que la economía aún tendría holguras de capacidad, lo cual retrasaría la convergencia de la inflación a la meta de 3,0%. En particular, se corrigió la estimación de inflación de fin de año a 2,6% —cercano a nuestra estimación de 2,7%, alcanzando el 3,0% recién en 2020", comenta la entidad bancaria.

Consecuente con todo lo anterior, se modificó la trayectoria de tasa con respecto a lo delineado en diciembre, y el nuevo escenario base apunta a un alza adicional hacia fin de año. "Reiteremos que esta mantención sería una pausa prolongada y no el término del ciclo de ajuste, ya que la TPM aún se encuentra en terreno expansivo", señala Banchile Inversiones.

"Mantenemos la visión que el Central retomará las alzas de TPM sólo una vez que existan señales más convincentes de recuperación en el mercado laboral y una vez que se disipen ciertos riesgos externos. Sin embargo, no descartamos una mantención para el resto del año en caso que se profundicen estos escenarios de riesgo", sentencia la institución en su flash de economía de esta jornada.



B. Central recorta su proyección de crecimiento para este año y eleva la del próximo