Mercado laboral: ¿débil o en recuperación?

|


Actividad

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) recientemente rectificó las series del Índice de Remuneraciones y del Costo de la Mano de Obra y de esta forma disipó en parte las dudas sobre el rezago de ciertos indicadores del mercado laboral con respecto a la fase expansiva del ciclo económico local.

Tal como lo consigna el Departamento de Estudios de Banchile Inversiones, de acuerdo a la repartición pública, “este proceso de revisión, necesario por el cambio de base del índice a 2016, permite evidenciar una mejora en los niveles del índice en los últimos 14 meses y que no ha sido publicada hasta la fecha (7 de noviembre). Finalmente, menciona el ente privado, la institución declara que ”la discrepancia que había mostrado la evolución en doce meses de estos índices con las tendencias provenientes de registros administrativos y otra información del mercado laboral [... ] Uno de los resultados claves de ese proceso fue encontrar que existe una diferencia significativa al comparar los datos rectificados con los datos iniciales o provisorios”.

Para Banchile Inversiones “en suma, con la rectificación de las cifras, se concluye que el estado del mercado laboral desde el punto de vista de las remuneraciones es mejor al que tenía incorporado el mercado. De hecho, la brecha promedio de la variación anual de la serie rectificada con respecto a la original es de 1,3 puntos porcentuales.”

Sin embargo, acota, “en términos reales aún los salarios están creciendo a un ritmo menor que en anteriores recuperaciones cíclicas. En definitiva, esta actualización da sustento a la visión que recientemente comunicó el Banco Central que los datos administrativos (datos sistema de pensiones y seguro de cesantía) entregaban una visión más positiva del comportamiento del mercado del trabajo.”

En esa línea, y sobre el empleo, el número de cotizantes del sistema de pensiones también muestra una mejora con respecto a la evolución de los asalariados que reporta el INE, trayectoria más relacionada con el repunte de la actividad observado a mediados de 2017. “Además, y relacionado con el estado del mercado del trabajo, se esconde el cambio en la composición del empleo desde una situación donde la creación de trabajos era liderada por las posiciones por cuenta propia a otra liderada por el empleo asalariado. Estimamos que estas diferencias indican una mejora en la situación del mercado laboral, no obstante, esto no quita la reciente desaceleración de la actividad en el margen, aunque uno de los riesgos de la convergencia inflacionaria, en parte, se aminora”, sentencia.

Las razones del INE para impulsar una política de rectificación de cifras