​Minera Escondida aumentó producción en 45% y obtuvo utilidades por US$ 1.086 millones en primer semestre

|


Minera Escondida atardecer

“El primer semestre de 2018 fue positivo. Elevamos la producción, generamos ganancias por US$ 1.086 millones y contabilizamos impuestos al Estado de Chile por US$ 524 millones”, señaló Mauro Neves, presidente de Minera Escondida.

En comparación con el mismo periodo de 2017, estos resultados son significativamente mejores debido a las condiciones del mercado más favorables, a la mayor capacidad de procesamiento de mineral por el inicio de las operaciones de la tercera concentradora y a la inexistencia de paralizaciones por causas laborales.

La producción de cobre fue de 647.314 toneladas, compuestas por 507.804 toneladas de cobre contenido en concentrados y 139.510 toneladas de cátodos.

Ficha MineraEscondida

Los ingresos ordinarios asociados a ventas (netos de cargos por refinamiento y tratamiento – TCRC) fueron de US$ 4.236 millones, mientras que los costos (excluidos costos financieros netos) fueron de US$ 2.552 millones, lo que representa un incremento de 43% en relación al mismo período del año anterior.

Mauro Neves destacó que el desafío de Escondida es mantener su competitividad mediante la incorporación de las mejores prácticas operacionales y avances tecnológicos que permitan compensar en parte las menores leyes y la mayor complejidad del mineral. “Durante este año iniciaremos diversos proyectos de

automatización y de mejores prácticas de gestión que nos permitirán proyectarnos hacia el futuro”, señaló.

El ejecutivo subrayó que durante este periodo se inauguró la mayor planta de desalinización de América Latina, que significó una inversión de US$ 3.400 millones para suministrar 2.500 litros por segundo de agua a Escondida y en marzo se aprobó el proyecto de extensión de la misma. “Nuestro compromiso –dijo- es no emplear más aguas continentales a partir del 2030 y avanzar así hacia una minería sustentable”.

En materia de seguridad un hito relevante del semestre fue la implementación del Programa de Liderazgo en Terreno, que permitió alcanzar más de 20.000 interacciones de seguridad por mes. Ello contribuyó a disminuir en un 10% las lesiones registrables en relación al primer semestre de 2017, por lo que el índice de frecuencia de accidentes registrables bajó desde 2,5 a 1,6.